JFDO Ofrece:

viernes, julio 13, 2012

La Muerte de los Patriarcas: Sentimiento de Orfandad

La primera vez que sentí la muerte de un verdadero maestro fue en 2005 con el asesinato de Michael Alberico en medio de un fleteo en Cali en 2005 (ver video testimonial hecho en 2009). Sentí que se fue el mejor profesor que tuve en la universidad. Después en noviembre de 2007 siguió la muerte de mi papá, Álvaro Duque Donoso, la cual fue obviamente la que más me dolió. Víctima de un cáncer hepático, sentí que se fue el mejor amigo, maestro y contertulio que iba a tener por toda mi vida. Todavía no me repongo a la muerte de mi papá del todo. De vez en cuando sueño con él y añoro como me llamaba la atención, como me tomaba el pelo y como discutíamos de forma pacífica, democrática, humorística y caballerosa. Este es un dolor que después de más de 5 años ha disminuido pero que nunca va a desaparecer del todo. Fue tan dura la muerte de mi papá, que en 2010 nos tuvimos que trasladar a Ibagué para que mi mamá, con la ayuda de la familia (en Cali prácticamente no tenemos familia) se recuperara y en general para que los dos empezáramos una nueva vida. Este objetivo se ha alcanzado casi en su totalidad. Y hace una semana murió en un accidente en la Guajira Colombiana mi tío Antonio "la bruja" Osorio Jaramillo, mi tío Toño. Siempre lo recordaré por su buen humor, su ameno conversar, y con el tierno mal genio con el cual, por ejemplo, nos impedía fumar en las reuniones familiares.