sábado, septiembre 22, 2012

Ya son dos Años en Ibagué

Pensando en mis dos ciudades, como dijo mi amiga Diana Correa Valero en el Facebook un día. Ella se refería a Manizales e Ibagué. Yo me refiero a esta última y Cali. Es increíble que este mes estemos cumpliendo ya dos años viviendo en Ibagué. Los primeros seis meses no los sentí, pues estábamos ocupadísimos instalándonos en esta ciudad. El resto del tiempo se me ha ido acoplándome y solo en los últimos meses me he empezado a sentir como en mi casa. Ya las relaciones públicas van cogiendo momentum y además en el último libro de Bipolaridad que leí (Bipolar Disorder for Dummies) aprendí un truco farmacológico que me tiene como un tiro. Las cosas ahora se ven mucho mejor. Sin embargo no puedo dejar de comparar a Cali con Ibagué. Cuando estuve un poco low el año pasado y a comienzos de este, pensé varias veces que la había embarrado viniéndome a vivir a Ibagué. Se había avanzado en el cierre del duelo y consiguiente bienestar de mi mamá. Pero que había sido a costillas del mío. Afortunadamente tengo mi bitácora personal donde esta registrado con una frecuencia semanal (o incluso con una frecuencia mas alta) mis últimos años en Cali.