viernes, diciembre 07, 2012

Nueva Religión Compatible con la Ciencia: Panteísmo Cuántico. Primer Borrador

Nota: Si usted tiene creencias religiosas muy arraigadas se le aconseja leer este documento con una mente abierta o incluso no leerlo. 

Obviamente debe haber mucha gente que ya ha tratado de inventar una Religión compatible con la Ciencia. No se, tengo que averiguarlo. Yo soy ateo o agnóstico fuerte como diría (Dawkins, 2007) pues es neurobiológicamente imposible ser total mente ateo (Alper, 2008; Joseph, 1996). Por lo cual actualmente no soy nada religioso aunque como niño y adolescente fui educado como católico. Incluso antes de ver Evolución Biológica durante mi pregrado en Univalle Meléndez, Cali-Colombia, iba a la sede masculina del Opus Dei en la ciudad acabada de nombrar. Y antes de eso hice mi pre-ICFES en dicha congregación. Cuando vi Evolución, que fue la principal razón por lo cual estudié Biología y no Medicina Humana [aunque tenía el puntaje del ICFES necesario para hacerlo (en 1992 al terminar mi bachillerato saqué 375 en este examen de Estado)] me convertí en ateo. Mi materia favorita fue Evolución y aunque me queda mucho por aprender sobre el tema, me considero un Biólogo Evolutivo.

Cuando empecé a estudiar esta materia, se hizo claro que tenía que escoger entre la Evolución y el Catolicismo, en particular, pero en general entre la Ciencia y la Religión. Fue entonces cuando me alejé de las Religiones en general y del Opus Dei en particular.
Pero durante un verano en Nueva York en el 2004 cuando fuimos a acompañar a mi hermana para su matrimonio, me puse un poco hiperactivo, más exactamente hipomaníaco, que es el término exacto para un bipolar leve (ciclotímico) como yo. En pocas palabras me puse un poco subidito e inestable, y es que siempre que voy en verano a NY me pasa lo mismo. El tal es que durante este verano en NY del 2004, oscilaba entre la euforia y la depresión porque tenía en Cali una muy buena novia que me quería de una forma diferente a la que yo la quería a ella. Ella quería que fuéramos fuck-friends y yo quería un noviazgo estable. Además fue el verano en el cual cumplí 30 años, evento que me fue celebrado por la familia política de mi hermana en New Jersey. El tal es tenía una mezcla de alegría y tristeza. Estaba haciendo una pasantía extra-oficial en el laboratorio de Biología Molecular del Museo de Historia Natural de NY (American Museum of Natural History: AMNH) con su jefe Angelique Corthals y mi compañera de pregrado, Liliana Dávalos, quien acababa de terminar su Doctorado (PhD) en la Universidad de Columbia con una tesis de grado en el AMNH, ambas instituciones en NY. Me dieron un cuaderno para que apuntara lo que iba haciendo en el laboratorio, pero yo estaba tan inestable y afectado emocionalmente, que lo único que hacía era quejarme románticamente por escrito en ese cuaderno. Yo dejé este cuaderno en dicho laboratorio y me pregunto que habrá pensado la persona que lo encontró y lo leyó. El tal es que una tarde me dejaron solo en este laboratorio del AMNH supervisando un proceso sobre extracción de ADN o algo así, y no tenía mucho que hacer y se me atravesó en internet un artículo divulgativo sobre biología del amor (Fisher, 2004). Al final de leer este artículo y otros similares, yo me dije: “si la biología y la filosofía dan cuenta del amor (que es diferente al sexo) entonces yo creo en el amor, pero Dios es amor, por lo tanto lo creo en Dios” y me dio una cosa que solo puedo describir como un orgasmo pero no a nivel genital si no en la cabeza (en la cabeza donde tengo mi cerebro). Después aprendí que esto se llama una epifanía y lo que me dio a mi no es nada comparado con lo que le ha dado a los grandes líderes religiosos de la historia (Alper, 2008; Joseph, 1996; Rubia-Vila, 1996). Donde yo no hubiese visto varios cursos de neuro en esos momentos y no hubiese leído sobre este tipo de experiencias, desde el 2004 me hubiera convertido en pastor. Llegué a Cali super-creyente. Deseché mis medicamentos para la bipolaridad (lo que me puso peor) porque llegué a pensar que ahora que había encontrado a Dios ya no necesitaría más de los mismos, pues Dios me había curado. Estaba tan confiado en mi salud mental (cuando en realidad estaba muy mal) que incluso me puse a trabajar en Cali como profesor de Biología en Inglés en el Colegio la Arboleda. Me tocaba estar en ese colegio como a las 6:00 AM, y madrugar es como trasnochar al revés. Y trasnochar para una persona con una condición mental (mas no enfermedad en mi caso) es como hacerle comer un pote grande arequipe a un diabético. Con esa madrugadera me puse peor. Aguanté una semana, al cabo de la cual casi peleo físicamente con mi jefe entre otras embarradas. Me tuve que salir de este colegio y al cabo de lo cual me resultó un posible trabajo de ensueño en la Facultad de Salud de Univalle-San Fernando: Coordinador de la Oficina de Asuntos Internacionales, la cual dependía del Vicedecanato de Investigaciones, estamento dentro del cual yo ya había trabajado placenteramente (me encanta el trabajo administrativo: mover papeles y estas cosas) al final de los 90s cuando estaba haciendo mi tesis de pregrado bajo la dirección de los Drs. Martha Isabel Escobar y su esposo Hernán Pimienta, a quienes extraño mucho así sea que en el presente estemos distanciados. Desafortunadamente en esos mediados del 2004 me vieron tan alebrestado que no me dieron el trabajo. Hubiese sido excelente porque este trabajo no me coparía todo mi tiempo, sería un trabajo de media jornada, y la otra media jornada la podría dedicar a la realización de mi tesis de Maestría (en ese momento todavía estaba buscando un problema de investigación y un profesor que me aguantara). Después de esto, y ya adentrados en el segundo semestre del 2004, fui contratado por Lilian Florez, para trabajar en su fundación Yubarta (ONG dedicada a la conservación de estas ballenas) para realizar una base de datos en Microsoft Access para almacenar todos los datos de avistamientos de ballenas de las salidas de campo en las historia de dicha fundación. Realicé esta base de datos con éxito. Todavía seguía muy religioso. Tanto que infiltré a mi mamá en la sede femenina del Opus Dei en Cali, para que me consiguiera una novia de esta congregación. Y efectivamente mi mamá logró este objetivo. Lástima que por su religiosidad la novia que me conseguida nunca iba a permitir que yo tuviera sexo con ella antes de casarnos (cosa que todavía no quería hacer) y además era muy loca emocionalmente (más que yo). Todo esto hizo que la dejara. Además con el fin del verano me empecé a bajar de ánimo. Y yo me pregunta ¿No que dios iba a curar mis sube y bajas anímicos para siempre? Empecé a dudar de mi religiosidad. Por esos días mi papá terminó de leer el Código Davinci (Brown et al., 2012), libro en el cual se hace una fuerte crítica al catolicismo fanático en general y al Opus Dei en particular. Cuando terminé de leer este libro y teniendo en cuenta que ya estaba con el ánimo bajo, me dije: “Hasta aquí llegó un dios sobre-natural conmigo” y volví a hacer el ateo en el cual me había convertido desde que vi Evolución en mi pregrado. Obviamente esta religiosidad pasajera fue un síntoma de que estaba mentalmente afectado por mi ida a NY en verano y por la crisis existencial que me dio al cumplir 30 años durante este viaje (y después de haber sobrevivido a la muerte en el 2002 por mi crisis de colon), y darme cuenta que a esta edad no había cumplido todos los objetivos para los cuales había sido programado por mi papá: pregrado, maestría, doctorado, matrimonio, hijos, etc. Cumplí 30 años en el verano de 2004 y todavía ni siquiera había comenzado mi tesis de mi Maestría. En pocas palabras, emanadas de Freud: La Religión es una Neurosis Colectiva (Freud Sigmund & Menand, 2005; Freud S S, 1856-1939). Todo este trance me hizo escribir un artículo sobre el tema que sería publicado unos años más adelante (Duque-Osorio, 2011).


No se mucho de Religiones, pero me parece que ninguna Religión Actual es compatible con la ciencia. Ni siquiera los manes del video “What de Bleep do we Know” que han convertido la mecánica cuántica en una especie de Religión alrededor de un mito en el cual hay una suerte de deidad sobre-natural que habla a través de una Ramtha (ver Referencias Bibliográficas) que creo que es una de las mujeres (la mona de la voz grave) que habla en dicho video. Debo aclarar algo. Dicho video y sus derivados (Down the Rabbit Hole y otros) me gustaron mucho. Son una suerte de videos en los cuales se habla del poder de la mente o más bien del cerebro en términos cuánticos. Eso es científicamente posible. Pero lo que no me gusta es que meten siempre el mito. El mito de que una deidad sobre-natural habla a través de Ramtha. Y ese es problema que le veo a todas las religiones. Que hay que meter el mito para que la gente crea. Yo creo que se puede crear una especie de Religión o mejor Filosofía sin mito y sin sobre-naturalidad. Esto es Panteísmo. El creer que dios es la naturaleza y no hay nada por encima de la naturaleza. Esta es una forma elegante de ser ateo, pues como dice (Dawkins, 2007), el Panteísmo es una forma acicalada de ateísmo. Y a esto se refería Einstein cuando decía por ejemplo que “dios no juega a los dados” (Inteligente, 2010) o Stephen Hawking cuando antes [ya no (EFE, 2010)] hablaba de “dios”. Se refieren a un “dios” no sobre-natural equiparable a la naturaleza. Es decir para un Panteísta “dios” es igual a la naturaleza y no hay nada por encima de la misma.
Pero el domingo 01-Dic-2012 tuve una conversación muy placentera con una prima de mi papá, Claudia Gutiérrez, que es muy religiosa. No se exactamente que rama del cristianismo pertenece porque son muchas y me confunden, pero de todos modos es muy cristiana. Fue una conversación muy amena porque ella no trato de inculcarme su religiosidad ni yo traté de imponerle mi “ateísmo”. La noche pasada había seguido derecho, pues salí a rumbear el sábado con un amigo y no pude dormir. Salimos a ver peladas y dar vueltas pero este trasnocho no aportó nada provechoso, como la mayoría de trasnochos de mi vida. Ya le advertí a la mayoría de mis amigos clave aquí en Ibagué-Colombia que de ahora en adelante si voy a cumplir lo que llevo diciendo como 20 años: No vuelvo a trasnochar, porque, y repito, trasnochar para un bipolar como yo es como darle un gran pote de arequipe alpina a un diabétido: delicioso pero dañinísimo. Lo que casi siempre me ha animado a salir es encontrar una buena pelada con la cual tener una relación estable, pues una relación de este tipo le hace mucha falta a individuos inestables como nosotros los bipolares. En unas pocas salidas nocturnas a lo largo de mi vida lo he conseguido, pero la gran mayoría de mis pocas novias las he conocido de día, en alguna institución a la cual este yo perteneciendo en el momento. Entonces el trasnocho par mi es algo totalmente inútil y muy dañino. El pasado fin de semana estaba yo controlando el segundo brote de matrimonitis que me dio este año (este brote sí lo controlé rapidísimo, no como el del primer semestre de este 2012). Entonces en medio de mi charla con la prima Claudia Gutiérrez, y todavía preocupado por mi futuro marital, ella me dijo “Déjale todo eso a Dios”. Yo obviamente no puedo hacer eso porque no creo en ninguna deidad sobrenatural. Pero lo adapté a mi formato y decidí dejarle mi futuro marital al azar, al caos, al universo, a la vida, a la naturaleza, a lo que sea con tal de no que no sea sobrenatural. Y funcionó muy bien, ahora estoy super-relajado. El casarme o no, ya no es mi responsabilidad. Como me lo aconsejó hace algunos años mi tutora y profesora de histología del departamento de morfología de Univalle-San Fernando, Liliana Salazar, decidí disfrutar del placer de tener amigas. Eso así amiga querida que de el ladito y desde que no tenga pareja, yo le hago. Y las cosas cambiaron hacia lo positivo en unos poquísimos días. En años anteriores había superado mi condicionamiento social a trabajar (si con algún lector de este escrito me puse bravo en el pasado por molestarme por no producir dinero, le ofrezco disculpas), ya en años anteriores había superado el condicionamiento social a tener hijos (ya estoy decidido a no tener hijos, por tantas razones que dan para otro ensayo) y ahora estoy superando mi condicionamiento social a casarme. Y el superar estos condicionamientos me ha relajado mucho. Ahora estoy empezando a aprender a disfrutar lo que la vida me ofrezca en el momento, sin el afán de controlarlo y planearlo todo. Aquí hay una palabra clave: controlarlo. Como le dijo Worf (el Klingon) a Wesley Crusher en un episodio de Viaje a las Estrellas la Nueva Generación: Preocuparse por cosas que uno no puede controlar es una pérdida de tiempo y energía. Y tiene toda la razón. Encontrar la mujer indicada para compartir con ella el resto de mi vida es una lotería. Y yo no me voy andar preocupando por no ganarme la lotería.


Pero me estoy desviando del tema religioso. A raíz de la charla del pasado domingo con la prima Claudia Gutiérrez, se me ocurrió jugar a inventarme una religión científicamente plausible. Esto será parte de los documentos de constitución del grupo de Cinisofistas que creamos con mis amigos claves aquí en Ibagué en Facebook y al cual están invitados todos ustedes mis lectores a sumarse. Cini, porque manejamos un Cinismo consciente, dentro del cual hablamos de los problemas del mundo, pero somos conscientes que los mismos no se van a solucionar en muchas generaciones, si es que algún día se solucionan. Sofistas, por Sofía que significa sabiduría. Esa va a ser una de nuestras deidades no sobre-naturales, pues vamos a jugar a crear una religión Panteista-Politeísta. Este es un documento de trabajo o borrador, que será publicado en mi blog y que será mejorado poco con los aportes de los miembros de nuestro grupo en Facebook. Por qué Panteísmo Cuántico? Porque existe la posibilidad de que el cerebro además de funcionar electroquímicamente sea también un computador cuántico (Hameroff, 2007). Y ya a nivel cuántico suceden cosas muy locas como partículas subatómicas viajando en el tiempo y/o tele-transportándose y otras cosas. Esto abre la posibilidad, sin salirnos de lo natural, de que el cerebro sea una máquina muy poderosa, que simplemente no tenemos ni idea de como sacarle todo su potencial. Se me ocurre un ejemplo: cuando una persona ora ferviente y constantemente y su petición es supuestamente escuchada por dios, lo que en realidad puede estar pasando es que esté entrenando su mente para que cosas extraordinarias pasen por vía no-sobrenatural. De pronto entonces, lo que las personas muy religiosas tienen es un computador cuántico (su cerebro) muy bien entrenando para lograr sus objetivos y peticiones, sin que necesariamente exista un ser sobrenatural que le esté concediendo estos favores.
Esto hay que des
arrollarlo más. Esto simplemente es un primero borrador. Vamos a ver que se nos ocurre de aquí en adelante.
 
Literatura Citada 
Alper M. 2008. Dios Está en el Cerebro. Grupo Editorial Norma, Bogotá-Colombia. 262 pp.

Brown D, Pérez MJD & Conde C. 2012. El Código Da Vinci. Grupo Planeta. 

Dawkins R. 2007. El Espejismo de Dios. Editorial Espasa Calpe S.A, Madrid-España. 450 pp. 

Duque-Osorio JF. 2011. Evolución y Neurobiología de las Experiencias Mísitico-Religiosas. Innovación y Ciencia (Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia) 18(1):53-63. EFE A. 2010. 

Stephen Hawking descarta la existencia de Dios para explicar el origen del Universo. Accesado el 07-Dic-2012 en: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/09/02/ciencia/1283415274.html. 

Fisher H. 2004. Biology: Your Brain In Love: http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,993160,00.html. 

Freud S & Menand L. 2005. Civilization and its Discontents. WW Norton & Company New York (NY)-USA. 192 pp. 

Freud SS. 1856-1939. La Religión, Neurosis Colectiva. 

Hameroff SR. 2007. The Brain Is Both Neurocomputer and Quantum Computer. Cognitive Science 31:1035–1045. 

Inteligente G. 2010. Dios no juega a los dados. Albert Einstein no creía en religiones ni en libros sagrados http://deista.wordpress.com/2010/05/07/dios-no-juega-a-los-dados-albert-einstein-deista/. 

Joseph R. 1996. Neuropsychiatry, Neuropsychology, and Clinical Neuroscience. Seconda Edición. Williams & Wilkins, Baltimore (MD)-, Media (PA)-USA. 864 pp. 

Ramtha. Ramtha's School of Enlightenment. Accesado el 07-Dic-2012 en: http://www.ramtha.com/. 

Rubia-Vila FJ. 1996. Neurobiología de la Numinosidad. Anales de la Real Academia Nacional de Medicina-España 113(2):513-531.