JFDO Ofrece:

sábado, septiembre 06, 2014

El tomar el cerebro como un posible computador cuántico, es una forma científicamente plausible de usar nuestro poder mental sin caer en explicaciones míticas, religiosas y demás creencias sobrenaturales

Esta es una entrada variopinta, pero todos los conceptos en ella esbozados están bien relacionados. Empiezo hablando de como muchos pacientes bipolares y maniacodepresivos, a lo largo de la historia y en la actualidad, han buscado refugio en una ferviente religiosidad. Después hago un repaso sobre lo que es mecánica cuántica y como el cerebro podría ser un computador cuántico. Como en entradas anteriores vuelvo a criticar la religión  pero esbozo una filosofía dentro de la cual  se podría aprovechar del poder no-sobrenatural del cerebro-mente como potenciales computadores cuánticos para ayudarnos a cumplir metas en nuestras vidas, crecer como personas y ser más felices.

En estos días he estado leyendo el libro “Touched with Fire” donde la psiquiatra, profesora universitaria y escritora bipolar Kay Redfield Jamison revisa el registro psicobiográfico y nos muestra como los trastornos del gradiente bipolar tienden a estar presente en personas con rasgos artísticos, especialmente en escritores y mas especialmente poetas. No quiere decir que todos los artistas son bipolares ni que todos los bipolares somos artistas, pero existe una fuerte relación estadística entre estas dos situaciones. En siglos anteriores al XX no existía la tecnología farmacéutica para tratar estas condiciones mentales y los pacientes se iban empeorando conforme pasaba el tiempo pues pasaban de ser bipolares a maniacodepresivos y típicamente morían suicidándose. Afortunadamente ahora existen tratamientos farmacológicos, que correctamente usados y complementados con psicoterapia, permiten que un bipolar se mejore cada vez más. En otras palabras, en la actualidad, la bipolaridad es la condición mental con mejor pronóstico. Muchos de estos personajes históricos recurrían a una ferviente religiosidad como refugio de sus embates mentales. Aunque en la actualidad no conozco muchos bipolares personalmente, a través de la Asociación Colombiana de Bipolares me he dado cuenta que muchos bipolares en la actualidad también recurren a la religiosidad como refugio. Yo tengo una condición bipolar que actualmente es muy leve, y de pronto por esto y por el hecho de ser un biólogo evolucionista no me he visto en la necesidad de recurrir a la religiosidad como refugio. Por el hecho de no practicar  ninguna religión y por no gustarme la poesía, sobretodo por lo último, soy un bipolar raro. Todo se explica también porque tengo formación científica, a través de la cual he tratado de llevar una vida lo más racional posible. Como lo expuse en una entrada anterior (ver) la religiosidad es algo emocional, y cuando se sale de control se convierte en una pasión muy peligrosa. Mas aún, la biología evolucionista es incompatible con la religión, pues en la teoría Darwiniana de evolución por selección natural no hay lugar para entes sobrenaturales que la estén guiando en un sentido o otro. Es algo totalmente aleatorio. Dado que esta teoría es la columna vertebral de la biología, no concibo biólogos que crean en entes sobrenaturales. Para mi esto es falta de integridad (que significa unidad) pues no se puede funcionar como una unidad coherente, siendo evolucionista y teniendo creencias en entes sobrenaturales a la vez.

A diferencia de la biología, la física no tiene una teoría unificada, pues por un lado esta el ámbito macro, de lo gravitacional y por el otro lado esta el ámbito de lo infinitesimalmente pequeño como lo son las partículas subatómicas (mecánica cuántica). En otras palabras se está buscando una teoría unificada de campo que permita dar cuenta de lo gravitacional y lo cuántico. Se han propuesto muchas pero todavía no se logrado esa unificación. Una teoría de estás, que aunque está incompleta, trata de hacer esta unificación es la Teoría M (wikipedia | corto video), que incluye las ideas de las cuerdas y supercuerdas como constituyentes de las partículas elementales (subatómicas) y de infinidad de membranas proponiendo de esta forma la existencia de infinidad de universos paralelos. Suena loco, pero es que a nivel cuántico, casi todo escapa a cualquier lógica o sentido común. Se postula que algunos universos pueden diferir en pequeños detalles del nuestro y otros serán completamente diferentes. Esta última idea forma la trama central de la serie Sliders de los 1990s, en la cual los protagonistas se deslizan a través de agujeros de gusano a planetas tierra de universos paralelos en los cuales un pequeño cambio en la historia crea sociedades mas o menos diferentes (sobre esta serie hablo más en otra entrada). La teoría M también predice la existencia de 11 dimensiones (tres espaciales, el tiempo, y siete más). En algunas variantes de estas teorías cuánticas locas que tratan de unificar todas las teorías físicas, se habla de la existencia de microdimensiones.

Sliders
Serie “Sliders” 1995-2000.

Universos Paralelos
Teoría M: Infinidad de Universos Paralelos.

La aplicación de la mecánica cuántica ha permitido el desarrollo de muchas tecnologías como por ejemplo los transistores presentes en los aparatos electrónicos. Pero quizás una de las posibilidades mas inquietantes de la mecánica cuántica es el hecho de que el cerebro pueda ser un computador cuántico. Hay autores que defienden el hecho de que el cerebro puede ser un neurocomputador y un computador cuántico a la vez (ver artículo de ejemplo), entre otras cosas porque los microtúbulos que forman el esqueleto de las neuronas, son canales herméticos y comunicados a lo largo de todo el cerebro y que tienen el diámetro perfecto para que sucedan interacciones cuánticas. En un computador cuántico, en vez de bits, se tiene lo que se llaman qubits.

quantum concious

neuron-computer

En la actualidad hay una carrera internacional para desarrollar los primeros computadores cuánticos y ya se han dado los primeros pasos en este sentido. Hay abundante información en internet, donde al menos se teoriza sobre computadores cuánticos (ver varios videos cortos al respecto). En pocas palabras, la principal diferencia entre un computador convencional y un computador cuántico es que en los primeros los bits pueden estar en estado 0 y 1. Todo lo que hacemos con nuestros computadores actualmente se lleva a secuencias de 0 y 1 que son computadas por los procesadores centrales de cualquier computador. En cambio, en un computador cuántico, los qubits que puede ser un electrón por ejemplo, puede estar apagado (0) o prendido (1) o en cualquier estado alrededor del núcleo atómico a la vez. En teoría esto permitiría hacer muchos cálculos a la vez, pues los estados en los cuales puede estar un electrón en un momento dado son virtualmente infinitos. Y a medida que se aumenta el número de qubits el poder de un computador cuántico crece de forma exponencial, llegando incluso a la posibilidad de hacer cálculos en un tiempo corto que a un computador convencional le podría tomar millones de años.

I13-11-qbit

binary-planet-600x369

Pero hay más. Ya entrando en el terreno de la ciencia ficción, alguna vez me puse hablar de la física Viaje a las Estrellas (Star Trek) con un físico de la Universidad del Valle y le pregunté sobre el hecho de que en esta franquicia se decía que los computadores que se mostraban en la misma eran supuestamente de naturaleza cuántica. Hablamos de varias cosas y entre ellas me dijo que había la posibilidad de que si a un computador cuántico se le pedía que hiciese un cálculo que le tomara por ejemplo dos horas en computar, el aparato entregaba el resultado de forma inmediata. La razón de esto es que el computador cuántico se podría devolver dos horas al pasado, tomarse este tiempo para hacer el cálculo y entregar el resultado en el presente. Y es que a escala cuántica, como ya lo dije, pueden suceder cosas muy raras, como el hecho de que una partícula subatómica esté al mismo tiempo en dos lugares diferentes, lo cual solo se puede explicar por el hecho de una de las dos versiones de la partícula viajó en el tiempo desde el pasado o futuro. Las partículas subatómicas se pueden comportar como partícula o como onda, por lo cual pueden traspasar objetos sólidos. Una partícula subatómica puede desaparecer y aparecer en un instante en otro lugar, lo cual se llama teletransportación o teleportación. O dos partículas subatómicas diferentes y apartadas puede cada una verse afectada por lo que la pasa a la otra, lo cual se llama acoplamiento, y muchas más cosas raras. Esto me hace acordar de un trabajo que hice en biofísica al principio de los 1990s durante mi pregrado. Estábamos revisando como los murciélagos se ubican por medio de sus biosonares. Emiten chillidos y después miden la velocidad y demás características con las cuales rebotan a sus oídos después de chocar con objetos en el medio. De esta forma se pueden ubicar y mas aún predar insectos, por ejemplo, en completa oscuridad. El problema es que estos sonidos vibran a frecuencias mayores a las que las neuronas pueden funcionar. ¿Cómo puede un procesador (neurona) computar una información que le llega a una frecuencia mayor a la que la primera (la neurona) puede funcionar? Esto lo entendí cuando tuve esta charla sobre Star Trek con esté físico de Univalle, del cual no me acuerdo el nombre. Se podría hipotetizar que el cerebro de un murciélago toma la información de un sonido que ha rebotado hacia el, se devuelve el tiempo para hacer el cálculo y el resultado del mismo es percibido inmediatamente, en el presente, lo cual solucionaría el problema de analizar sonidos que vibran a frecuencias mayores que los procesadores del cerebro, las neuronas. Traigo este ejemplo para que el lector no vaya a caer en la falacia antropocentrista, en el sentido creer que los únicos equipados con computadores cuánticos seríamos los humanos. Si los humanos venimos con cerebros cuánticos, los cerebros de otros animales, al menos a partir de cierto nivel de complejidad, también deben ser computadores cuánticos.

murcielago

Pero empecé hablando de bipolaridad, de religiosidad y después pasé a mecánica cuántica para hablar sobre la posibilidad de que el cerebro puede ser, un computador cuántico y neural a la vez. ¿Cual es la relación de todo esto? Pues que ante cosas locas como la mecánica cuántica, la cual por ahora deja muchas cosas por explicar, los humanos tenemos el mal hábito de reemplazar esos baches en el conocimiento con explicaciones que aluden a la creencia en seres sobrenaturales y demás mitos. Y es por esto surgió la filosofía en Grecia alrededor del año 600 AC, para llegar a explicaciones racionales no-míticas de los fenómenos naturales, y esta tradición la siguió una hija de la filosofía: la ciencia. Esta tendencia humana a creer en los sobrenatural, aunque tiene un sustrato biológico, pues nacemos con estructuras religiosas en el cerebro que han evolucionado por selección natural (ver un corto artículo neuroteológico corto al respecto), es una mala práctica desde el punto de vista científico. Ante las dificultades de la vida y al encontrarnos con las cosas locas y teorías incompletas que propone la mecánica cuántica, no podemos simplemente inventarnos una religión o rellenar estos baches con explicaciones míticas. Pero esto es exactamente lo que ha pasado. Hace unos 10 años caýó en mis manos un video “documental” que se llama “What the Bleep do we Know?” (ver video subtitulado) que es bueno, en el sentido de que tácitamente recurren a los potenciales poderes cuánticos del cerebro-mente humano y los mezclan con nociones de superación personal para enseñarnos a mejorar nuestras vidas y a crecer como personas.

NewWhatthebleep

whatthebleep_mystic

Después me enteré que todo esto pertenecía a una religión, dentro de la cual Ramtha, un supuesto sabio místico de tintes sobrenaturales que quien sabe donde vivió o vive, utiliza como canal para expresarse a una mujer norteamericana llamada JZ Knight para hablarnos de la elevación de la conciencia y los poderes de la mente y todas estas cosas. Y ahí es donde yo me bajo del bus. Cuando a alguna filosofía le meten algún mito que no sea plausible o al menos especulable desde el punto de vista científico, ya se me cae todo el discurso en el cual me están tratando de involucrar. Y ese es uno de los tantos problemas que le veo a la mayoría de religiones. Es como si la gran mayoría de humanos les hace falta el mito, la leyenda, el cuento de hadas para poder creer y adherirse a alguna filosofía. Son como niños que creen en Papá Noel.

Pero como todo cerebro humano, el mío es relativamente fácil de autoengañarse. Un ejemplo de esto es cuando vemos una película o una obra de teatro. Sabemos que el acto es una mentira, pero igual nos metemos en el cuento. Aún con buenas bases en neurobiología, en las cuales, entre otras muchas cosas, se me enseñó que en algunas ocasiones, cuando un individuo le da un ataque epiléptico en el lóbulo temporal derecho, este se libera del yugo del hemisferio dominante que en la gran mayoría de los casos es el izquierdo, y entonces las estructuras religiosas del temporal derecho se hiperactivan, y dependiendo de la cultura la persona puede ver ángeles, santos, el paraiso e incluso sentirse uno solo con dios. Según el Rhawn Joseph en su voluminoso libro “Neuropsychiatry, Neuropsychology, and Clinical Neuroscience” complementado con las ideas de Matthew Alper en su libro “Dios está en el cerebro” y demás fuentes de la joven ciencia de la neuroteología, parece que en casos como del de Mahoma (islamismo), Joseph Smith (Mormonismo) y Abraham (del cual desciende la tradición judeo-crisitiana y el islam), Paulo de Tarso (quien sintetizó puntos de vista judíos, romanos y griegos que quedaron plasmados en la biblia) lo que generalmente le pasa a individuos como estos es que después de por ejemplo estar perdidos en un desierto por varios días sin comido ni agua, empiezan a convulsionar, con lo cual se liberan sus estructuras religiosas del hemisferio derecho y sufren experiencias místicas por medio de las cuales se sienten iluminados por dios y después de las cuales resultan típicamente escribiendo un libro a partir del cual fundan o influyen fuertemente en la evolución de una religión.

Cerebro y Religiones Abrahamicas
Tomado de artículo “Cerebro y religión”. Artículo neuroteológico corto donde, entre otras cosas, se habla de más personajes históricos que se “iluminaron” gracias a situaciones como ataques epilépticos (versión web | PDF).

Es posible que al mismo Jesús le haya pasado lo mismo, pues evidencias sacadas de fuentes diferentes a la biblia convencional, se podría concluir que Jesús fue un guerrillero Zelota quien durante el período de su vida que no es registrado por la biblia, haya tenido una o varias experiencias religiosas y que a través de sus subsecuentes y valiosas enseñanzas, resultó fundando una religión. Con esto aprovecho para decir que uno puede ser seguidor de la mayoría de enseñanzas de Jesús, y ser ateo a la vez, pues una persona como yo considera a Jesús como un filósofo muy importante en la historia humana, sin que necesariamente haya nacido de una virgen ni que sea el hijo de alguna entidad sobrenatural. Esto se llama ateísmo cristiano. Pero como persona con formación científica, hay que cuestionar y dudar de todo. En otro video documental del esta vez del movimiento Zeitgeist (ver video) se habla de que numerosas deidades del mundo antiguo como Osiris, Dionisio, Adonis y Mitra, entre muchas otras, tuvieron vidas muy similares a las de Jesús, entre las cuales está el haber nacido de una virgen en el 25 de diciembre y haber resucitado a los tres días de su “muerte”.

deidades con vidas parecidas a la de jesus

Probablemente Jesús si existió, pero a través de la historia se le superpuso esta plantilla de curriculum vitae de otras deidades de la antigüedad, que en su mayoría le confirieron sus supuestas cualidades sobrenaturales. Si se quita esta parte sobrenatural y copiada de otras deidades, probablemente quedan las enseñanzas de Jesus, la mayoría de las cuales son muy útiles. Como dice Dan Brown en el su libro “El Código Davinci”: ‘Nada en el Cristianismo es original’. En esta novela de ficción, en la cual se critica al cristianismo católico y en particular a su orden de ultraderecha el Opus Dei, se habla de lejos de ser una prostituta como lo ha pregonado la iglesia, María Magdalena fue la esposa de  Jesús y a partir de ella, él quería fundar su iglesia. Pero, por el machismo de la época, el que triunfo fue Pedro y a partir de el se desarrolló el cristianismo. Hay evidencia que soporta esto como por ejemplo los evangelios apócrifos (que fueron excluidos de la biblia por editores del Imperio Romano),  dentro de los cuales tenemos los evangelios gnósticos entre los cuales está el de María Magdalena. En la novela de Dan Brown, acaba de nombrar, María Magdalena tuvo que huir a Francia, donde resultó formando la dinastía de los Merovingios, defendidos durante mucho tiempo por el “Priorato de Sion” y al final de la novela la protagonista resulta siendo una descendiente de Jesús. Pero me estoy desviando. Todo esto sobre la existencia o no de Jesús, la verdadera iglesia que quería formar (cristianismo gnóstico?), su posible descendencia, etc., son temas de otra entrada.

portada código Da vinci

Codigo Davinci

Con la novela “El Código Davinci” aprovecho para conectar con una experiencia que tuve y que ya fue descrita en otra de mis entradas en este blog (ver entrada). Durante el verano de 2004 fui a Nueva York para el matrimonio de mi hermana. Los ciclos estacionales tienen un fuerte impacto en nosotros los bipolares, pues existe la posibilidad de que las condiciones y enfermedades pertenecientes al gradiente bipolar (como el trastorno afectivo estacional) tengan un origen evolucionista, en el sentido de que cuando los humanos salimos del África tropical y nos enfrentamos al régimen estacional de Eurasia, surgieron adaptaciones para ajustarnos a las estaciones. En verano, lo mas adaptativo es estar comportamentalmente excitado para por ejemplo reunir la mayor cantidad posible de comida y demás recursos, ser muy sociable para forjar alianzas y en el caso de los machos, acceder a la mayor cantidad de hembras posible. Durante el invierno, lo mas adaptativo es quedarse quieto para no malgastar energía preciosa en un medio que por las condiciones climáticas de esta estación, no ofrece nada. Pues yo creo que los trastornos bipolares son una sobre-adaptación a las estaciones. Además la civilización se empezó a formar en Mesopotamia (este vocablo significa entre dos ríos: Éufrates y Tigris) en lo que hoy llamamos Irak. Uno de los pueblos que durante esta era habito eran los Semitas, termino que desde el punto de vista etnológico incluye a lenguas medio-orientales como el árabe y el hebreo. El trastorno bipolar, dicho en pocas palabras, es una condición en la cual el individuo va de la tristeza (depresión) a la euforia (manía o hipomanía) con una velocidad y severidad que depende del grado de su condición mental. Es una condición de extremos. Entonces se me viene a la mente cosas como el extremismo islámico o religioso en general, que en el medio oriente es típico de algunos judíos y especialmente de algunos islámicos. Además los trastornos bipolares tienen una prevalencia alta en personas de ascendencia judía. En el caso Colombiano, los semitas nuestros son los paisas, y es en este etnia Colombiana donde hay mayor prevalencia de trastornos bipolares. Según una artículos divulgativos publicados en SoHo (Aranzazu, el pueblo de los bipolares) y el espectador (Aranzazu: pueblo de bipolares) y muchas otros sobre Aranzazu, Caldas-Colombia, en este municipio la prevalencia de bipolares puede llegar al 7% mientras que en la población general está alrededor del 2%. En el citado artículo de SoHo se dan ejemplos de otros municipios del viejo Caldas donde la prevalencia de bipolares es inusualmente alta. La razón de ello es que las personas de ascendencia paisa en Colombia, descendemos principalmente de los llamados “judíos conversos” que a finales del siglo XVIII empezaron la llamada colonización antioqueña hacia el sur, pasando por los departamentos del eje cafetero y algunas zonas del Tolima y llegando hasta el norte del Valle del Cauca (información sacada del libro “Album Familiar”: Osorio Jaramillo Valencia Osorio, de mi tío Jaime-Hernando Osorio-Jaramillo). Todo este carreto sobre le origen evolucionista de las condiciones y enfermedades del gradiente bipolar como sobreadaptaciones a los regímenes estacional, que podría clasificarse dentro de la llamada Medicina Darwiniana debo aterrizarlo y sustentarlo mejor para hacer un buen artículo. Pero me desvié otra vez. Lo que quiero decir es que siempre que voy a Nueva York en verano me pongo hipomaniaco (pequeña manía subclínica). En otras palabras se me excita el cerebro durante un verano en una ciudad con un ritmo frenético como el de Nueva York. Antes hablaba de como los ataques epilépticos en el lóbulo temporal derecho pueden desencadenar experiencias religiosas. Pues resulta que una hipomanía o manía, tienen cosas en común con un ataque epiléptico. Para entenderlo fácilmente, imaginémonos la tribuna de un estadio, en la cual cada espectador es una neurona. Durante un ataque epiléptico cada persona se levanta a su antojo y de forma descoordinada con respecto a los demás espectadores. Así cada neurona o módulo neuronal se excita aleatoriamente lo que resulta en una convulsión. Durante una hipomanía o manía los espectadores hacen la ola. Es decir se levantan de una forma coordinada, por lo cual hay hiperexcitación neuronal pero sin convulsionar. De hecho la epilepsia y las manías e hipomanías se tratan con el mismo tipo de medicamentos: anticonvulsivantes. Durante ese viaje veraniego a NY en 2004, me puse en hipomanía, como siempre me pasa en este tipo de viajes. En medio de este estado leí un artículo sobre filosofía y neurobiología del amor (que se relaciona con pero es diferente al sexo). Y me dije:

- Si la neurobiología y la filosofía dan cuenta del amor, entonces yo creo en el amor. Pero si Dios es amor entonces yo creo en Dios.

Y sentí como una especie de orgasmo, pero no a nivel genital sino en mi cabeza. Esto es llamado una epifanía y el placer que se siente es el resultado de varias nuevas sinapsis que se forman un espacio de tiempo corto. Para resumir el cuento regresé a Cali todo creyente, volví a al Opus Dei, infiltre a mi mamá en la sede femenina de esta orden católica para que me consiguiera una novia de esta congregación, cosa que efectivamente hizo. Hice muchas locuras, pero entre ellas la peor fue haber dejado mis medicamentos pues supuestamente dios me había curado de mi bipolaridad. Y me puse peor. Se me subió mas el ánimo. Pero durante las siguientes semanas se me empezó a bajar otra vez, porque todo lo que sube tiene que bajar, y me pregunté.

- ¿No que dios me había quitado estas oscilaciones de ánimo?

Me deprimí y por esos días cayó en mis manos el ya citado libro: “El Código Da vinci” donde se hace una fuerte crítica al catolicismo en general pero en particular al Opus Dei. Cuando terminé de leer este libro ya con el ánimo un poco mas normal, me dije:

- Hasta aquí llegó dios conmigo

Volví a tomar mis medicamentos y al poco tiempo ya estaba recuperado.

Pero continuando con la neuroteología, y aunque en una experiencia místico-religiosa participa todo el cerebro, en el citado libro “Dios está en el cerebro” de Alper, este autor dice, como ya la esbocé, que las estructuras religiosas primarias del cerebro se encuentran en el polo frontal del lóbulo temporal del hemisferio derecho.

temporal derecho

Lo llama el “dispositivo espiritual” el cual supuestamente evolucionó para evitar que cayéramos en la llamada “parálisis existencial” pues cuando el animal humano se dio cuenta que no importaba que hiciera, de todos modos todos vamos a morir, se corría el riesgo de que perdiera el sentido de su vida. Entonces para evitar dicha parálisis, surgió por selección natural el mencionado dispositivo espiritual, el cual nos hace proclives a pensar que hay otra vida después de la muerte. Una explicación un poco diferente, pero quizás complementaria, nos la da Richard Dawkins en su libro “El Espejismo de Dios” en el sentido de que si una hipotética tribu A se enfrenta una tribu B, y estos últimos creen que si mueren en batalla irán directo a una especie de paraíso (como lo que piensan los extremistas islámicos que se inmolan) los guerreros de la tribu B pelearan con mas fiereza y ganarán la batalla, resultando en que los mismos se reproducirán mas, esparciendo sus “genes místico-religiosos” a la siguiente generación.

He utilizado mucho el término no-sobrenatural en este escrito. Esto es clave pues Richard Dawkins en su citado libro, nos aclara que la diferencia entre un creyente y un no creyente es que el primero cree en entes y fuerzas sobrenaturales, mientras que el segundo no. Y nos explica el concepto de Panteísmo según el cual se creer que dios es igual a la naturaleza. Es decir no hay nada encima de la naturaleza. Por ejemplo cuando Einstein decía:

- Dios no juega a los dados

En realidad estaba diciendo:

- La naturaleza no juega a los dados.

Y muchos científicos, especialmente físicos, usan esta acepción de la palabra dios, lo cual confunde al público, en el sentido de que la gente del común erróneamente cree que estos científicos creen en un dios sobrenatural. Entonces Dawkins nos explica que el panteísmo es una forma acicalada de ateísmo. Yo podría llegar a ser panteísta.

Pero más aún más, y para empezar a relacionar todo lo escrito anteriormente, me empecé a preguntar ¿cómo aprovechar el potencial poder de mi mente-cerebro, en caso de que sea un computador cuántico? ¿No será que cuando la gente ora fervientemente, lo que en realidad está haciendo es usar el poder de su mente? ¿Como sacarle provecho mi dispositivo espiritual en una forma no-sobrenatural para que me ayude a alcanzar mis metas? Pues teniendo en cuenta todo lo consignado en este escrito, me he estado tratando de meter la trama cuántico panteísta de que la energía residual de mi papá y demás ancestros míos, está en una de esas microdimensiones (esto ya lo había esbozado brevemente en otra entrada) que predicen estas teorías cuánticas locas que están tratando de llegar una teoría unificada de campo que incluya a todas las teorías físicas . Estoy viviendo la fantasía de que puedo pedirle a mi papá que ante mis problemas de sueño, me herede su capacidad de dormirse con solo quedarse quieto unos segundos. Que me herede su disciplina, su orden, etc. Lo más seguro es que de mí papá ya no quede absolutamente nada, pero al vivir la fantasía de que le solicito cosas, siento que puedo enfocar mi mente y esto ha ayudado a mejorar mis sueño ostensiblemente durante las últimas semanas.  He estado haciendo rebajas relativamente rápidas de los fármacos que tomo, pues cada vez duermo mas fácil, con mejor calidad y abundancia de sueño. Es posible que indiferentemente del potencial poder cuántico de mi cerebro, he esté llegando a una de esas fases en las cuales necesito poco o nada de fármacos y/o que simplemente este aprendiendo a focalizar mis pensamientos de forma que cada vez me duermo mejor y más fácil. Pero que tal que durante mis ejercicios de meditación previos a dormirme esté usando ese poder de mi cerebro-mente sobre el cual todavía solo podemos especular? No se trata de fundar una religión (Panteísmo Cuántico) como jocosa e irónicamente lo expresé en mi entrada sobre mi pequeña experiencia religiosa durante ese verano de 2004 en NY (ver entrada) pues entre otras muchas cosas negativas, las religiones terminan siendo inherentemente violentas, como lo expresé en una entrada reciente sobre el tema (ver entrada). Se trata de buscar formas de usar el poder del cerebro-mente para ayudarnos a cumplir nuestras metas, crecer como personas, ser más felices, sin caer los mitos, creencias sobrenaturales y demás cosas que para mi son negativas y que están presentes en virtualmente todas las religiones.

Muchas gracias por leer una entrada tan larga y variopinta.