viernes, octubre 31, 2014

Por fin empecé a hacer lo que venía a hacer a Ibagué: A escribir libros y explorar a mis familiares lejanos


Esta es una entrada variopinta, en la cual expreso que me siento muy agradecido con la vida por ser un bipolar recuperado, por tener el tiempo y tranquilidad económica para leer y escribir a mis anchas. Reporto que el experimento de publicar en Amazon, ha funcionado muy bien. Ahora me toca empezar a hacer libros de verdad, algunos de los cuales ya tengo bien adelantados, para venderlos en Amazon y promocionarlos en Google Books. Me estoy perfilando como escritor divulgativo, fácil y entretenido de leer, pues uso un lenguaje directo, eficiente y sencillo. Sigo conociendo gente bacana de los parches intelectualoides de un pueblo como Ibagué, donde es muy fácil socializar. Además estoy interactuando con familia extendida, de los cuales rescato a los Díaz-Osorio, primos paternos de mi mamá, que nos han cogido muy calurosamente. Igual sigo progresando mucho en mi capacidad de estar solo, pues en el fondo uno solo puede contar consigo mismo.

Esta es una entrada improvisada entonces vamos a ver que me sale. Ya completé tres meses sin fumar, e iba completando un mes sin bloguear. Me había puesto la meta de hacer una entrada cada semana pero esto toma toda una tarde y además no tendría tema para cada semana. Hay que esperar que se acumule información nueva en mi cerebro para hacer una buena entrada, así sea una sola vez al mes. Y también quería que se me bajara la emoción de haber descubierto que un parroquiano común y corriente como yo, puede publicar libros en Amazon gratis, promocionarlos en Google Books y fuera de eso ganar plata sin invertir un peso. No he empezado en serio todavía a publicar libros, pero hice el experimento con tres artículos que por largos no me los aceptaban ni en la Revista de la Academia Colombiana de Ciencias, donde se pueden publicar artículos grandes. No convenía pues publiqué esos tres artículos como libros pequeños en Amazon, y uno de ellos, el Psicología Evolucionista, se ha vendido varias veces y me ha producido unos U$20 de regalías. Es poquito pero demuestra que la cosa funciona. Entonces ahora si le estoy dando a mis libros en serio y no vuelvo a publicar artículos por amor al arte en revistas científicas colombianas, lo cual hice durante unos 10 años, y paso ahora a publicar libros en Amazon para ganar regalías, así sean pocas. Es un proceso muy divertido, sobre lo cual resalto que uno mismo es su editor y entonces me deshice del problema de que evaluadores hagan correcciones estúpidas. Bueno sobre esto hablé bastante en la anterior entrada.

Este mes ha estado frío. Alcancé a ponerme un poco disfórico (pequeña baja de ánimo) pero cuando eso me pasa empiezo a meter amitriptilina como si fuera tic-tacs y en uno o dos días ya estoy bien. El clima nos afecta mucho a nosotros los que tenemos una condición afectiva bipolar, así sea leve como la mía. De hecho había una entidad patológica llamada desorden afectivo estacional pero ya fue incluida como parte del gradiente bipolar. Yo si había notado que por ejemplo cuando iba a Nueva York en verano se me subía excesivamente el ánimo, y una vez que fui al final del invierno me pasó lo contrario. El calor nos aletea y el frio nos bajonea. Yo no podría vivir en un lugar bajo un régimen estacional, pues mi ánimo y sueño se volverían una montaña Rusa. Cuando vivía en Cali, mantenía subido y de mal genio. Yo pensé que ese era mi estado natural. Pero el clima más fresco de Ibagué, y especialmente aquí en el Vergel, me ha hecho mucho bien. Pero ya por ejemplo en Bogotá no podría vivir pues el frío me achantaría tanto que ahí si no haría un culo con esta vida mía. La razón de esto es muy sencilla y empecé a entender todo esto cuando hacia el 2008, R Santiago Castaño V, compañero del pregrado y posgrado, sugirió que podría ser que los individuos con estos problemas de ánimo tenemos muy activados genes de hibernación que podríamos haber heredado de un ancestro lejano. Obvio, la bipolaridad es una sobre-adaptación a las estaciones. Pero como los extremos se juntan, estar sobre-adaptado es igual a estar desadaptado. La idea es que cuando los humanos salimos del África tropical y nos enfrentamos a las estaciones de Eurasia, surgieron adaptaciones comportamentales al clima. Si uno se pone en lugar de un macho humano, la idea es estar en verano subido para acceder a la mayor cantidad de hembras posibles, acumular la mayor cantidad recursos, forjar la mayor cantidad posible de alianzas, etc. Todo esto requiere estar con el ánimo alto. En invierno sucede lo contrario. La idea es estar quieto para no salir a gastar energía preciosa en un ambiente que no ofrece nada. Entonces se requiere que el individuo se ponga un poco disfórico para que se quede quieto haciendo pereza en la cueva o el refugio o lo que sea. Los bipolares, repito, tenemos estas adaptaciones comportamentales en forma exagerada. Ya conociendo esto, y haciendo un buen uso de los fármacos, se puede evitar la tristeza que traen los días grises, y al contrario controlarse en las temporadas soleadas.

Yo me siento agradecido con la vida por muchas razones. Una de tantas es haber nacido en una época en la cual existe la tecnología farmacéutica para tratar una condición como la bipolaridad. No se cura del todo, pero correctamente tratada tiene una pronóstico tan bueno, que muchas veces parece como si uno se hubiese curado del todo. Para rematar la Tertulia Liberatura de la Universidad Ibagué de este semestre, voy dar una charla sobre escritores famosos y enfermedad maniaco-depresiva. Una condición bipolar mal tratada puede degenerarse en una condición clínica como lo es dicha enfermedad. Los artistas, especialmente los escritores, que vivían antes del siglo XX no contaban con los fármacos para tratar su condición, por lo cual la misma se iba empeorando y típicamente abusaban de drogas como el alcohol para terminar suicidandose. La mencionada charla es un resumen del libro “Touched with Fire: Manic-Depressive Illness and the Artistic Temperament” de Kay-Redfield Jamison, psicóloga y escritora bipolar. Parece que actualmente es la autoridad en cuanto a bipolaridad se trata. El el citado libro Jamison hace un recuento del registro psico-bio-gráfico de escritores anglosajones para mostrar la fuerte relación estadística (epidemiológica) entre las entidades patológicas del gradiente bipolar y la genialidad, especialmente cuando de escribir se trata. Este tipo de conceptos sumados a un inconveniente que tuve al final de los 1990s, me hacen sentirme muy agradecido con la vida y con mis padres que me trataron correctamente aún en contra de mi voluntad, pues cuando era adolescente y se me subía el ánimo yo no recibía los fármacos para no dejar de sentir esa sensación de euforia.

El inconveniente que tuve al final de los 1990s fue que viniendo de ciudad jardín en Cali por la 5ta, a la altura del batallón militar vi un bulto en la calle. Yo pensé que me habían puesto ese bulto para hacerme estrellar y robarme o algo. Frené y en el último momento el bulto me volteó a mirar. Eran un man acurrucado en la mitad de la vía. No me había tomado un trago, iba a menos de 60 Km/hora, está lloviendo y el alumbrado público estaba apagado, el soldado de la garita más cercana no se dio cuenta de nada, y dos policías que arrimaron no me pudieron ayudar que porque la pila de sus walkie-talkies estaban descargadas. Un taxista llamó por su radio teléfono para pedir a una ambulancia para socorrer al man que había quedado debajo del motor de mi carro. La ambulancia se demoró. Yo iba con un compañero de la U, y lo mandé en la ambulancia con el atropellado para pusiera la cara en el Hospital Universitario del Valle (HUV), pues los Univallunos tenemos entrada libre al HUV. Y aun así cuando el atropellado llegó al HUV pusieron “atropellado por carro fantasma” porque parece que eso es lo que pasa en la mayoría de los casos y automáticamente ponen esto. Los agentes de tránsito se demoraron tres horas en llegar. Mi novia y la de mi compañero no se bajaron de mi carro por miedo. Pues llegaron unos adolescentes enfletados y con tragos y le pegaron a mi carro por detrás. Afortunadamente mi novia de ese entonces, agarro el timón de mi carro para no salir disparada y al hacer esto, resultó volteando mi carro hacia la derecha evitando que el mismo se chocara con el de los agentes que habían parqueado adelante mío. Una serie increíble de errores del estado, que si estuviera en USA me habría ganado una demanda millonaria. Noche de trámites, fuimos a la fiscalía y dijeron que si el man no se había muerto no había problema. Mis padres me acompañaron y llegué muy tarde esa madrugada a mi casa acostarme a dormir un poco. Cuando me desperté me dieron la noticia de que el atropellado se había muerto. Afortunadamente la compañía de seguros me asigno una buena abogada y en ese entonces yo era el secretario del vicedecanato de investigaciones por lo cual tuve acceso a información de otro hospital de Univalle, el psiquiátrico (San Isidro) donde pude averiguar que el man era un maniaco-depresivo y para ir terminando el cuento, resulté suicidándolo yo. Fue un homicidio culposo mas no doloso, pues no lo hice de aposta, por lo cual no tuve ningún problema judicial más allá de los trámites que me con mi abogada agoté. Yo tenía unos 24 años y en ese momento me sentí muy agradecido con mis padres cuando empezaron a tratarme en contra de mi voluntad, 10 años atrás (cuando tenía 14 años) pues sin tratamiento me hubiese vuelto un maniaco-depresivo perdido en las drogas callejeras y suicidándome como le pasó al man que atropellé.

Entonces pues en realidad no tengo motivos para quejarme, pues ya con 26 años de tratamiento y habiendo superado cosas duras como el haber enfrentado la muerte por la falla de mi colon en 2002 y la muerte de mi papá en 2007, me siento muy bien. Las variaciones del ánimo son cada vez más pequeñas y tratables cada vez más rápidamente. Tenemos la tecnología farmacéutica para minimizar hasta casi hacer desparecer los síntomas de una condición bipolar para que se vean las cosas buenas de esta condición como lo es la genialidad. Kay-Redfield Jamison (PhD) es un ejemplo contundente de esto. Es bipolar, y aun así es la autoridad en esta condición psiquiátrica. Es profesora de psiquiatría en la Universidad Johns Hopkins y profesora de inglés en otra universidad. Es un ejemplo inspirador para cualquier bipolar. Y es que no es solo estar correctamente tratado psiquiátricamente hablando. Para poder llegar a un nivel de la Dra. Jamison hay que estudiar mucho. Uno puede venir con el potencial para ser genio, pero si no estudia, no lo desarrolla, pues cualquier característica es el resultado de la interacción entre genética y ambiente. Esto es algo por lo cual también debo estar agradecido con mis padres pues pudieron y quisieron darme una excelente educación en uno de los mejores colegios bilingües de Cali (Colegio Bennett) lo cual me permitió sacar el mejor ICFES de ese año lo que me permitió entrar a la Universidad del Valle (que está en el top 3 de las mejores universidades de Colombia) para entrar a estudiar biología, como lo había planeado desde 7o cuando vi esta materia en el Colegio. En ese entonces uno llevaba el formulario de inscripción a Univalle al estadio Pascual Guerrero. Cuando el dependiente recibió mi formulario me dijo:

- Te equivocaste. Vos podés entrar a estudiar medicina sin examen de admisión por tu puntaje (375), no es necesario que empecés estudiando biología.

Yo le dije:

- Yo se eso, pero yo quiero estudiar es biología. No es ninguna equivocación.

Mi papá siempre quiso ser médico humano (le toco conformarse con ser médico veterinario) por lo cual me presionó para que entrase a estudiar medicina. Todos sus amigos me aconsejaban. Que la biología no da plata, si quiere dedicarse a la investigación estudie medicina humana y después haga un doctorado, etcétera, etcétera. No lo lograron convencerme y entre a estudiar biología. La medicina es una rama técnica de la biología, por lo cual es útil (la ciencia pura debe ser inútil) y por lo cual da plata. Pero había dos pequeños detalles. En el plan de medicina no se ve evolución, al menos en ese entonces, pues tengo una primita aquí en Ibagué que actualmente está empezando a estudiar medicina en la Corpas de Bogotá y parece que les están dando, como relleno, antropología con algunas nociones de antropología biológica. Pero en general yo veo a los médicos como biólogos técnicos especializados en lo clínico de una especia animal (Homo sapiens) sobre la cual no tienen ni la más mínima idea sobre su evolución. El tal es que me encanta la evolución y esa fue la principal razón por la cual estudié biología. Pero había otro detalle: creo que se llama el internado a una de las arandelas que les exigen a los estudiantes de pregrado en medicina humana para poderse graduar. Tengo entendido que durante el internado prácticamente viven en el hospital y duermen a raticos entre emergencia y emergencia. Tal régimen de sueño me hubiese enloquecido, pues una de las cosas que molestan mucho con la bipolaridad es el sueño. En un internado yo hubiese pasado días enteros sin dormir poniéndome hipomaniaco. Mejor dicho ni pensarlo. Sin embargo más adelante le pude dar un gustico a mi papá. Yo hice mi pregrado en Biología en la sede de Meléndez de Univalle, en la cual se respiraba un ambiente muy izquierdoso y revolucionario para mi gusto. Grafitis, asambleas, pedreas, etc., cosas en la cuales nunca participe. En cambio la sede de San Fernando, donde está la facultad de salud es muy bonita y se respira un ambiente mucho menos izquierdoso. En parte por este ambiente de la sede de San Fernando fue que hice mi Maestría en la Facultad de Salud. Además, cuando empecé mi maestría mi idea era hacer doctorado en paleontología en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York para lo cual vi necesario rotar por el departamento de morfología para primero ser un buen anatomista. Al final mi maestría fue un desorden de materias para al final terminar haciendo una tesis en bioinformática. La expuse a mediados de 2007 y a contra-reloj hice todo el resto de correcciones para que mi papá me viera graduado antes de morir, pues ya tenía un cáncer hepático metastásico grave. Me gradué de mi maestría en Ciencias Básicas Médicas el 19-Oct-2007. Mi papá no pudo ir a la ceremonia por su enfermedad pero le mostré la filmación que le venden a uno y lloró de la alegría. Yo le dije:

- Bueno pa, en ese título dice “médicas”. Ya te cumplí. Ahora si me voy a poner a leer y escribir sobre lo que se me dé la gana.

Mi papá murió un mes largo después, el 26-Nov-2007.

A mi hermana si la obligaron a estudiar una carrera técnica, es decir aplicada. Quería estudiar artes plásticas pero la obligaron a estudiar arquitectura. El resultado de todo esto es que mi hermana gana más plata que yo, pero yo tengo una vida mucho más relajada como parásito de mi mamá. Lo cual parece que es tan divertido que mi hermana se va tomar 6 meses libres el próximo año para venir a co-parasitar a mi mamá conmigo. Conmigo no pudieron pues yo era un adolescente malgeniado y terco, pues la mezcla de hipomanías con testosterona es explosiva.

Y por mi bipolaridad también se explica el desorden en mi formación. Soy un especialista en asuntos generales de la biología. Nunca pude con las líneas de investigación. Cuando estaba terminando mi maestría yo pensé que la forma de darle cohesión a todos los tópicos que me interesaban era hacer un doctorado en Filosofía pues pensé que la misma tenía que ver con todo. Empecé a conectarme con el grupo de etología y filosofía pues dado que durante mi adolescencia tuve problemas de comportamiento, este tópico me interesa y más si lo podía mezclar con evolución. En el 2010A alcancé a asistir a un curso muy bacano de la maestría en filosofía. Me pusieron a hacer una exposición a partir de unos artículos re-izquierdosos sobre comportamiento humano. En lugar de ello me basé en autores que me gustan como EO Wilson, Richard Dawkins, etc., que no son de izquierda y esa exposición no le gustó para nada a mi futuro tutor pues el es de izquierda. Ahí me quedó claro que no podía volver al ambiente izquierdoso de Univalle Meléndez y menos para hacer doctorado en su facultad de humanidades que yo creo es la facultad más izquierdosa de toda la universidad. Teniendo en cuenta esto, sumado al hecho de que me estaba enamorando de la mujer equivocada, el duelo de mi mamá, la familia en Ibagué, me dio el arranque de decirle a mi mamá que nos viniésemos a vivir a Ibagué y de una me cogió la caña. En el 2014B ya estábamos en Ibagué, y después del período de ajuste que duro como un año, empecé a andar con gente de literatura y aunque no soy literato, entendí no tenía que tener una línea de investigación, sino que podría leer y escribir sobre lo que quisiera. Y no me quedé con la espina de no  haber hecho doctorado pues estoy cursando uno virtual en la Atlantic International University. Se trata de un doctorado virtual, y aunque voy despacio, ahí vamos.

Y eso me lleva a redondear lo de Amazon y Google Books. Ahora si a escribir libros en serio para ganar platica en internet. Tengo unos 7 proyectos de libros, de los cuales 3 ya están estructurados y solo falta engordarlos más. Como ya no no estoy estudiando escolarizadamente, cuando me aburro con un proyecto paso a otro y así no me hastío con ningún tema. Una de mis líneas de investigación actual es la Psicología Evolucionista sobre la cual no hay libros en Español, entonces vamos a ver si logro llenar ese hueco. La Psicología Evolucionista es muy bacana porque la mezcla de comportamiento (psicología cognitiva) con evolución darwiniana. Es un puente entra la biología y las humanidades. También estoy empezando a escribir sobre ciencia ficción, pues siempre me ha encantado, y la misma sirve como puente en las ciencias y el arte (literatura). Ahora entiendo por qué me gustaba tanto leer Isaac Asimov cuando era niño. Sobre ciencia ficción tengo otro libro estructurado al que le estoy trabajando duro. Otro proyecto es un libro autobiográfico en el cual un personaje me representa a mi, vive mi vida hasta el 2010A pero allí empieza la ficción pues estoy explorando que hubiera sido de mi si me hubiese quedado en Cali, haciendo la aclaración que me agrada mas mi vida real que la de ese personaje que me representa. Tengo empezado otro libro sobre bipolaridad en el cual doy la visión de paciente que se auto-trata, que es su propio facultativo. Será un libro subjetivo con muchos consejos para personas bipolares y sus familiares. Mi filósofo favorito es Epicuro entonces he ahí otro motivo de investigación. Y no me va alcanzar la vida para leer y escribir sobre todo las cosas sobre las cuales soy un ignorante. Se dice que las personas intelectualoides leemos muchos libros y cada vez nos hacemos más conscientes de nuestra ignorancia. En cambio los cristianos fanáticos solo se leen un libro (la biblia) y ya creen que lo saben todo. Entonces no me va alcanzar la vida para investigar todo lo que quisiera. En estos días leí una entrevista que le hicieron a Mario Bunge, un intelectual Argentino, que tiene un premio Príncipe de Asturias, y tiene 94 años. Está totalmente lúcido sabe de todo y con mucha profundidad y dice que tiene tantos problemas intelectuales que resolver que simplemente no tiene tiempo para morirse. Sigue leyendo y publicando, pero sabe tanto que cuando somete un artículo a una revista científica no hay personas lo suficientemente calificadas para evaluar sus manuscritos que van desde la filosofía hasta la física y matemáticas. He ahí otro ejemplo inspirador.

Entonces me siento muy agradecido por tener una condición subclínica que incluye el potencial de llegar a ser buen escritor y con el tiempo para explotar este potencial pues tengo una vida sin compromisos y económicamente resuelta. Cuando mi mamá falte, puede que no lleve una vida de millonario. Pero todo está arreglado para tener una vida austera pero cómoda. Si esto falla siempre existe la posibilidad de meterme a dar clases de lo que sea en cualquier universidad para lo cual es muy importante mantenerse vigente publicando con una frecuencia consistente. Además de agradecerle a mis padres hay que agradecerle al marido mi mamá quien además de trabajar duro desde la madrugada, por la tarde sale a hacer n-vueltas con mi mamá y me dejan tranquilo leyendo y escribiendo solo. Si no fuera por el viejo Maco yo sería el chofer de mi mamá y no podría dedicarme a explotar mi potencial como escritor. Baruch Spinoza, filósofo del siglo XVII decía que un hombre libre era aquel que podía desarrollar y explotar todo su potencial. Cuando a las condiciones sociales, económicas y/o políticas someten a un individuo a tener un trabajo aburrido, repetitivo, estresante, etc., esta persona no es libre. Tampoco se trata de ser un libertino que no hace más que filtrar oxígeno del aire, nutrientes de los alimentos, desechos de la sangre (funciones vegetativas), pues, otra vez, dado que los extremos se juntan, estar demasiado enchicarronado es igual de estresante a no tener nada que hacer. La idea es tener una actividad que además de permitirle a uno explotar su potencial, no sea de mi muy difícil ni muy fácil, de modo que uno se entretenga tanto que entre uno en los que los psicólogos llaman estado de flujo, lo cual es muy placentero.

Cuando a uno le gusta estudiar, entra en este estado muy fácilmente, lo cual me pasa cuando escribo, para lo cual los bipolares entrenados somos buenos. En el sitio web de la Asociación Colombiana de Bipolares aparezco como uno de los líderes del capítulo de Ibagué, el cual no existe pues no lo pudimos formar. Por esto me llaman personas a preguntarme por el grupo de apoyo de Ibagué. Yo les digo que no existe tal cosa, pero que, por fuera de la ACB, yo les puedo brindar asesoría contando con mi formación académica y experiencia como bipolar totalmente recuperado. He asesorado a algunas personas, pero me gustaría hacerlo de una forma más frecuente. Y hablando más generalmente, con los años me gustaría llegar a asesorar o explicarle a la gente de forma entretenida y comprensible, cosas generales de la ciencia y la filosofía. Como a Estanislao Zuleta, quien vivía en Cali en el apartamento de al lado al de nosotros, y a quien casis todas las noches acudía gente para charlar con él. Sé esto porque cuando era niño escuchaba los murmullos de estas pláticas. Sería muy bacano que lo contraten a uno con frecuencia para charlar y asesorar gente de una forma parecida a como lo hace el filósofo Lou Marinoff, el autor del famoso libro “Mas Platón y menos Prozac” quien tiene una asociación para brindarle asesoría filosófica a la gente para solucionar problemas cotidianos. Con Patricia Coba amiga mía y profesora de la Universidad de Ibagué, nos imaginamos llegar a tener un grupo de clientes como para hacer una tertulia bien agradable los sábados. Son sueños no más pero de pronto se cumplen.

Conectando estas posibles pequeñas tertulias, me siento orgulloso de reportar, que aunque sigo mejorando mi capacidad para estar solo, a la vez estoy conociendo nueva gente muy bacana aquí en Ibagué. Después de cuatro años de ajuste a Ibagué, y de haber superado en el 2012B el duelo por la muerte mi papá en 2007, ya estoy haciendo lo que vine a hacer a Ibagué. A explorar y conocer familiares. Aunque tengo varios amigos y conocidos de los círculos intelectualoides de Ibagué, los conocidos y amigos a veces son muy distantes. En el otro extremo está la familia inmediata que ya es tan próxima que a ratos como que se le meten mucho a uno al rancho. En cambio lo que llamo la familia extendida, es un muy buen punto medio, Estoy empezando a interactuar con los Díaz-Osorio, primos paternos de mi mamá, quienes nos han acogido muy amablemente y he conocido unas primas mías de segundo grado muy interesantes y divertidas. Ya voy descubriendo cosas como que la habilidad para escribir bacano nos corre en la sangre. Está muy bacano ese parche. Yo creo que las fiestas decembrinas de este año van a ser divertidamente diferentes para mí, pues ya se habían convertido en algo muy repetitivo y rutinario.

Hablando de rutina, y aunque trato de hacer cosas diferentes para no aburrirme, debo reportar también que me estoy adhiriendo cada vez mejor a los horarios que he diseñado para mi. Esto es importante pues los bipolares perdemos muy fácil el ritmo y hacer las cosas importantes del día en un horario estable, empezando por el sueño, es fundamental para desarrollar la disciplina que me permita alcanzar cierto éxito y más importante aún, tener una vida cada vez mas placentera. He distribuido las diferentes actividades en determinados días de la semana. Lógicamente el Domingo es libre y generalmente termino viendo películas. No volví a cine pues me parece más bacano y barato, bajar las películas con el programa uTorrents de Kickasstorrents. Es una maravilla bajar películas ý series de ahí. De acuerdo con lo que siempre me ha gustado y sobre lo cual quiero escribir, me estoy especializando en películas de ciencia ficción. Es posible que con el grado de refinamiento que se está alcanzando en el cine y la televisión, estemos en un boom de películas y series, muchas de ellas remakes, de ciencia ficción (ver entrada al respecto). Estoy volviendo a ver los clásicos; estoy viendo los remakes y las trilogías como Men In Black y Matrix. Definitivamente lo mío es la Ciencias Ficción, más exactamente opereta espacial (guerras navales, planetas, viajes interestelares, etc.) con mucha acción y si es posible con humor, como el Quinto Elemento o Men In Black. No me gustan películas de culto como Odisea Espacial de Stanley Kubrick o Blade Runner, pues son muy lentas para mi gusto. Este último tipo de películas las disfrutan personas mucho más cultas que yo, quienes ven las películas de Hollywood como algo bajo y tienden a ver películas de cine arte, las cuales generalmente no entiendo y lo dejan a uno más triste que antes de ver la película. Lo mismo me pasa con expresiones refinadas de arte como la poesía por ejemplo. Definitivamente estoy perfilándome como un escritor comercial, sencillo y divertido de entender, sin adornos ni complicaciones.

Bueno, eso es todo por hoy. Ofrezco disculpas por lo repetitivo y redundante, pues mucho de lo que digo aquí lo he discutido en otras entradas. Tengo que alimentarme de más información para hacer estas entradas más variadas.

Gracias por leerme, un abrazo.