JFDO Ofrece:

viernes, enero 27, 2017

Por Efecto Rebote Vomitivo, Pienso que el Ascenso del Burro-Incendiario de Trump Ayudará a que los Latinoamericanos Convirtamos a la CELAC en una Verdadera Unión (UELAC)

Leer este artículo completo en PDF

El ascenso del poder de Trump en EUA me dieron un efecto rebote que hizo que se me bajó la admiración por este país y me alborotó mi orgullo hispano. Se clarifica la diferencia entre términos comúnmente como hispano, latino, latinoamericano, iberoamericano, etc. El español es hablado por unas 600 millones personas siendo el tercer idioma más hablado del mundo y sigue en expansión. Mi afición lo hispano comenzó en la primaria cuando cuestioné como en el colegio, a los españoles de hace siglos, se les da un tratamiento no consistente que va de héroes a villanos en el descubrimiento y conquista de américa, la colonia y la independencia. En la secundaria, cuando empecé a ir Nueva York, me complació mucho el hecho de que tantas personas de nacionalidades diferentes compartiésemos una cultura común: la hispana. Se habla de los principales organismos multilaterales a los cuales ha pertenecido Latinoamérica, prediciendo que el que más futuro tiene es la CELAC (Comunidad de Estados Latino-Americanos y Caribeños). Es muy importante que los latinoamericanos estemos unidos, más durante la EUA de Trump, y probablemente las burradas que ya empezó a hacer ese tipo ayuden acelerar la consolidación de CELAC en una verdadera Unión (UELAC).

El triunfo de Trump en las elecciones presidenciales de EUA de noviembre de 2016 me dejaron un poco traumatizado. Siempre he sido pro-EUA pues aunque no vivo en ese país (lo he visitado varias veces) crecí en colegio bilingüe en Cali-Colombia y además mi papá, Álvaro Duque Donoso (1948-2007), trabajó la mayor parte de su vida en una multinacional Estado Unidense (Eli Lilly: Elanco) y el buen nivel de vida que tiene nuestro núcleo familiar es gracias al trabajo de mi papá en dicha multinacional y a la genialidad de mi mamá como administradora de los bienes de la familia. Pero debo confesar que el triunfo de Trump me bajó mi admiración por EUA. ¿Cómo es posible que por mayoría absoluta haya ganado Hillary Clinton pero por votos electorales haya ganado el payaso ignorante e incendiario de Trump? Y fuera de eso ganó gracias a sus insultos de todo tipo lo cual incluyó la falta de respeto a los mexicanos en particular y hacia los hispanos en general. Entonces todo esto ha hecho que se me alborote el orgullo de ser hispano y latino.

Aquí quiero detenerme a explicar varios términos que frecuentemente son confundidos y que se usarán en este artículo. Ser latino no es lo mismo que ser hispano o latinoamericano. Empecemos por explicar que es latino. Aquí hay muchas acepciones pero baste con decir que los latinos hablamos una de las seis lenguas vivas descendientes del latín que era el idioma del imperio romano. En orden de por cantidad de parlantes esos idiomas son: español (exactamente castellano), portugués, francés, italiano, rumano y catalán. Entonces el término hispano se refiere exclusivamente a aquellos que tenemos por lengua madre el castellano. La mayoría hispanos residen en Hispanoamérica pero España obviamente es un estado hispano no-americano. Se puede ir concluyendo también que latino no es lo mismo que latinoamericano pues también hay países latino-europeos, los cuales, repito, son: España, Portugal, Francia, Italia y Rumanía. La diferencia entre hispano y latinoamericano es que este último término es más amplio pues incluye a los hispanoamericanos y a los brasileños. En otras palabras, el término latinoamericano incluye a los americanos que tenemos por lengua principalmente el español (castellano), portugués y francés. Otro término que se presta para confusiones es iberoamericano. Como se ampliará más adelante este término agrupa a hispanoamericanos, brasileños con los dos estados de la península ibérica en Europa: España y Portugal. Entonces volviendo al principio de esta explicación, el término que agrupa a todos estos estados en la actualidad es latino. Este término incluye a toda Latinoamérica, Europa Latina (España, Portugal, Francia, Italia y Rumanía) y me atrevo yo a proponer el término de África latina pues hay varios países este último continente de habla portuguesa, francesa y española. De hecho entre en 1954 y 2012 funcionó la Unión Latina, la cual agrupaba a todos los países latinos que fueran americanos, europeos o africanos pero, esta iniciativa fracasó por problemas financieros. Diría yo que dicha Unión Latina ha sido el más reciente de varios intentos a lo largo de la historia de "revivir" el imperio romano y sus estados descendientes en América (latino-América = América latina) y África (¿latina?).

Volviendo a lo hispano, que es el tema principal de este artículo, conviene poner algunas cifras para seguir con esta introducción. Si miramos el español en cifras y su distribución geográfica, vemos que es tercer idioma más hablado del mundo, después del chino-mandarín y el inglés, pues nuestro idioma es hablado por unas 600 millones de personas, incluyendo personas indocumentadas en Norte América por ejemplo y aquellos países donde no es la lengua oficial, siendo esta este hecho liderado por EUA donde más de 50 millones de personas son hispanoparlantes, constituyendo casi el 18% de la población del país. El español es un idioma en expansión y según el instituto cervantes, en tres generaciones el 10% de la población mundial hablará español y hacia 2050 Estados Unidos será el primer país hispanohablante del mundo cuando los hispanos constituirán más del 30% de la población de dicho país.

Entonces, como en una especie de efecto rebote vomitivo, con la posesión de Trump como presidente de EUA el viernes 20-Ene-2017, me puse a pensar en mi orgullo de ser hispano y mi afición por España de toda la vida; todavía no he tenido la dicha de ir a mi madre patria pero, espero poderlo hacer en la primavera de 2019. Esa afición fue muy temprana. Recuerdo como en el colegio, en primaria, empecé a cuestionar el hecho que en las clases de historia, por lo menos en Colombia, a los españoles de hace siglos se les muestra cómo unos héroes durante la época del descubrimiento y conquista de América, durante la época de la colonia se les empezó a denigrar y durante la época de la independencia ya eran los malos de la película. Eso nunca me tramó ni me pareció consistente. Después en bachillerato (secundaria) empecé a pasar algunos veranos en Nueva York y empecé a ver cómo tantos hispanos de tantas nacionalidades éramos tan compatibles. Esto era especialmente notorio en los veranos Nueva York, particularmente en el Flushing Meadows Corona Park en Queens, Nueva York (es el parque donde quedan los platillos supuestamente voladores en los cuales la cucaracha gigante en la película Hombres Negro I se iba a escapar de dichos agentes).

 

Figura 1. Hispanos en veraonos en Flushing

Figura 1. Flushing Meadows Corona Park Medaows Park durante los Veranos en Queens-Nueva York. Este parque es mostrado en la película Hombres de Negro I en la cual la cucaracha gigante trate de escaparse en uno de los supuestos platillos voladores. Este parque, durante los veranos se reúnen centenas de hispanos, para disfrutar de conciertos y otras actividades.

En este parque durante los veranos se reúnen centenas de hispanos a disfrutar de conciertos y partidos de fútbol soccer y demás actividades los fines de semana. Algo similar se puede sentir en ciudades como Miami y me imagino que en Los Ángeles también, entre otros lugares. Con respecto a esto también hay aclarar que los cubanos exiliados en Miami han sido tradicionalmente republicanos pues quieren mano dura contra Cuba para algún día hacer caer el régimen Castrista. Esto además de crear división entre los hispanos en EUA, muestra que estos cubanos exiliados no entienden algo que Hillary Clinton tiene muy claro: "El mejor amigo de los Castro es el embargo". Solo es quitar el embargo e inundar a Cuba con información, productos, negociantes y turistas Estado Unidenses y el régimen castro-comunista se cae casi solito. También se informó que hubo otra manifestación hispana en Miami en contra de la posesión de Trump. Es una pena que los hispanos en EUA estén divididos pues como minoría solo pueden llegar a ser influyentes si permanecen unidos. Por ejemplo el 24-Ene-2017 se informó que Trump eliminó la página en español del sitio web de la casa blanca, y necesitamos estar unidos como hispanos y latinos ante tales atropellos, y se creó una petición en Avaaz, entre las muchas que hay contra Trump, para solucionar esta situación.

Más grande, ya al final del bachillerato (secundaria) empecé a interesarme por las cumbres de la comunidad iberoamericana de naciones las cuales reúnen a los países latinoamericanos (Hispanoamérica + Brasil) con los dos países Latino-europeos que conforman la península ibérica (España y Portugal). Me gustaba mucho ver cómo el rey de España, extraoficialmente hablando, tiene más jerarquía que los presidentes. Aquí aprovecho para decir que me gusta la monarquía española. De hecho el nombre oficial de la madre patria es Reino de España. Es una monarquía constitucional, donde el jefe de estado y comandante supremo de las fuerzas armadas españolas es el rey (actualmente Felipe VI). Además de todas la pompa y demás cosas que pueden haber alrededor de una monarquía (una que ha tenido muchísimos menos escándalos que la anglosajona), me parece importante que haya un jefe de estado muy bien educado que le dé continuidad a las políticas más importantes del país y que el jefe del poder ejecutivo (el Presidente del Gobierno en España que es igual a un Primero Ministro o Premier) se encargue de lo político y su interacción con otras ramas del poder, sobre todo con el poder legislativo, pues España es un régimen parlamentario, a diferencia de la mayoría de América donde lo que prima son los regímenes presidencialistas. Se muy poco de política y no me atrevo a decir que es mejor. En teoría, en los sistemas parlamentarios, el poder no está tan concentrado en una persona pues el primer ministro es elegido por el parlamento y al jefatura del estado es ejercida por un monarca (monarquías constitucionales como en España) o un presidente (repúblicas parlamentarios). Sin embargo estos sistemas pueden tener la desventaja que la elección del primer ministro puede ser complicada pues el mismo necesita mayoría parlamentaria y vimos hace unos meses como esto complicó mucho el nombramiento de un presidente del gobierno titular en España.

 

Figura 2. Bandera Panhispanica

Figura 2. Bandera Panhispánica. Esta figura me la inventé en mi adolescencia. Las franjas horizontales representan nuestras “razas”, riqueza y diversidad étnica: Negros, Mestizos y Blancos, unidos por los objetos verticales que de izquierda a derecha son: verde (una gran riqueza natural y biológica), escudo de España (prácticamente tenemos la misma cultura) y el amarillo quiere decir que si trabajamos juntos vamos a tener una gran riqueza económica.

Siguiendo el tema del que ahora de lo iberoamericano, veo que hay una institución más antigua que la Comunidad Iberoamericana llamada la Organización de Estados Iberoamericanos para le Educación, Ciencia y Cultura (OEI). Esta organización fue fundada en 1949 y aunque tiene una asamblea general, consejo directivo y secretaría general está presidida honoríficamente por el rey de España. Y hay más instituciones iberoamericanas que constituyen el sistema iberoamericano. Ojalá estas instituciones se sigan fortaleciendo y unificando para hacerle competencia cultural pacífica a la Commonwealth o Mancomununidad de naciones anglosajonas. Me gustaría tener suficiente vida para ver por ejemplo, si el spanglish, el idioma del futuro del continente americano, estará compuesto mayoritariamente por español o inglés. Desafortunadamente el Sistema Iberoamericano no constituye una unidad geográfica y los estados miembros pertenecen a otras instituciones que si constituyen verdaderas uniones, empezando por España que pertenece a la Unión Europea. Además pienso que la Comunidad de Naciones Iberoamericanas debería fusionarse con la Comunidad de Estados Americanos para constituir una sola organización fuerte que sea presidida por el rey de España y que además esté constituida por estados y no por naciones.

Esto es importante pues por lo poco que sé de política yo soy antinacionalista humanista en el sentido de que prefiero el concepto de estado sobre el de nación y soy hincha de que el proceso de globalización llegue algún día a formar un gobierno mundial a partir de la ONU (que seguramente no la pudieron bautizar como Organización de Estados Unidos porque hubiera quedo igual que EUA y de pronto por eso le tuvieron que poner el nombre de Organización de Naciones Unidas). A partir de naciones es muy difícil constituir uniones. Miremos el ejemplo que tengo más a la mano que es Colombia. Si nos dejásemos llevar por el nacionalismo, el estado Colombiano habría que dividirlo en la nación indígena, la nación paisa, la nación caribe, la nación Pacífico, la nación llanera, la nación opita, etc., solo por nombrar las principales etnias que conforman al estado Colombiano.

 

 

Figura 3. Mapa étnico de Colombia

Figura 3. Mapa étnico de Colombia.

Otro ejemplo es el problema que tenemos ahora en España en el sentido de que muchos catalanes se quieren independizar de Madrid. Estas pasiones nacionalistas no sólo llevan a la división sino también a la exacerbación de cosas tan negativas como la xenofobia, el darwinismo social, el racismo, odio a las minorías [como en la Alemania Nazi (nacional socialismo) de finales de la primera mitad del siglo XX], etc. Volviendo al comienzo de este artículo estoy viendo que Donald Trump encarna una especie de nacionalismo Estado Unidense pues insulta las minorías (como los hispanos en EUA) y está en contra del proceso de globalización al querer echar para atrás tratados como el de libre comercio norteamericano (NAFTA), y la unión militar norte americana-europea. Me refiero a la OTAN sobre la cual ya ha dicho que es una institución obsoleta.

Entonces esos nacionalismos llevan a la independencia. Y la independencia está sobre-valorada en todos los niveles. (Independence is Overrated). Desde la independencia a nivel personal (soy feliz siendo el parásito de mi mamá y por lo tanto no me corre el más mínimo afán de irme de mi "hotel mama" pero, eso da para otro artículo) hasta la independencia a nivel "federal". Era obvio que desde el siglo XVIII España se estaba cayendo como imperio. Y si no hubiese sido Bolívar, algún otro libertador hubiera terminado de sellar el proceso de independencia Gran Colombia. Simón Bolívar es un héroe en nuestros países del norte de sur-américa, pero no hay que olvidar que fue un guerrillero, que al final de los 1980s y principios de los 1990s las guerrillas Colombianas estuviesen conectadas por la "Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar". Y más reciente y mucho más nefasto, fue la revolución que inicio Hugo Chávez cuando fue presidente de Venezuela entre 1999 y 2013, convirtiendo a este país en la República Bolivariana de Venezuela, tratando de imponer un modelo comunista; una muy bonita utopía que al no poder ser aplicada en la práctica por ser anti-natural, terminó siendo una distopía que ahora es mantenida por la fuerza por Nicolás Maduro. Entonces todo esto que hemos repasada hasta ahora, y como aficionado a las ucronías (novelas alternativas), me hace preguntar:

¿Qué sería en estos momentos de nuestros países si no se hubiesen independizado de España?

La primera respuesta que se ocurre, aunque un poco tonta, es que seríamos ciudadanos europeos. A estas alturas la metrópoli (España) obviamente no nos estaría dando un trato discriminatorio a los hispanoamericanos. Y en pocas palabras seríamos mucho más fuertes y prósperos haciendo parte de una unión de este tipo. Esto de ver cómo sería un país latinoamericano que todavía sea parte de una metrópoli se puede ver en el caso de Martinica comparado con Dominica. Hacia el año 2002 mi hermana, Gloria, me invito a un crucero por el caribe. Entre otras muchas islas fuimos a estas dos. A Dominica (que no ha de confundirse con República Dominicana) le dio por independizarse definitivamente de Inglaterra en 1978 (aunque pertenece a la Commonwealth o Mancomunidad de Naciones Anglosajonas). Como resultado de esto es un país pobre y deslucido. Siguiente día: Martinica. Es una isla muy bonita, con un puerto en muy buenas condiciones y se siente su prosperidad económica. Es un departamento de ultramar de Francia y como tal es una región ultra-periférica de la Unión Europea y su moneda es el Euro. Con mi hermana le preguntamos al taxista que nos dio el tour que si estaban interesados en independizarse de Francia, y aunque solo fue una opinión, la respuesta fue un rotundo No pues su prosperidad se la debían al hecho de ser parte de Francia. Claro está que la situación de islas tan pequeñas no es comparable con el típico estado hispanoamericano que en su mayoría son más grandes que España. Pero no por eso se puede evitar fantasear sobre esta historia alternativa: en pocas palabras que la Comunidad Iberoamericana fuera una realidad, política, jurídica y geográfica, y no solo una unión laxa y platónica, por ponerle algún nombre. Entonces esa ucronía de que todo el mundo hispano, o iberoamericano o incluso latino, estuviese todavía unido política y oficialmente me gusta mucho. Puede ser el tema de un proyecto de libro histórico-ucrónico (parte real parte ficticio). Este tipo de unión hubiese evitado guerras entre estados hispanos del pasado, me atrevería que hubiese evitado las guerras internas de países centro americanos y de Colombia en el siglo XX, y quien sabe que más beneficios hubiese traído. En general hubiese cambiado nuestra experiencia sobre la guerra fría (de pronto la misma ya hubiese sido superada en la mente muchos latinoamericanos, incluyéndome) y no habría hecho posible que dos estados hermanos como Puerto Rico (pertenece a EUA) y Cuba (prácticamente era un república soviética) estuviesen en bandos opuestos durante la guerra fría.

Yo le he escrito varias veces: soy hincha de estas uniones de las que se ha hablado acá, nos acercan cada vez a tener un mundo globalizado donde las guerras entre estados sean cada vez menos posibles; se llegue a crear un gobierno mundial social-demócrata, lo cual incluiría cobrarle impuestos a las grandes corporaciones que hacen negocios a nivel global, todo lo cual llevaría a una distribución mucho más equitativa de la riqueza, pues la actual distribución de la misma no tiene la más mínima presentación. Algo que hay resaltar es que en la actualidad es que estos foros, comunidades y uniones se están formando por iniciativa de los estados y no como antaño por imperios que se anexionaban territorios enteros por la fuerza.

Hablando ya de uniones reales y con futuro, le veo mucho más futuro a la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños). Hace décadas, los latinoamericanos teníamos pendiente al menos formar un bosquejo de unión pero yo le atribuyo este retraso a la pereza que nos caracteriza. Y al hecho de que no ha habido guerras importantes entre nosotros. En cambio los europeos si se tuvieron que poner las pilas y formar una Unión, lo cual en teoría es más difícil pues hay mucha mayor diversidad de idiomas y culturas. Latinoamérica y el caribe contiene estados que a los sumo hablan cuatro idiomas que en orden de importancia son: español, portugués, inglés y francés. Entonces a la CELAC le veo mucho más futuro que otras entidades de las cuales sea parte Latinoamérica pues tiene cohesión geográfica y cultural.

 

Figura 4. Mapa político CELAC

Figura 4. Mapa político de la CELAC.

Si la CELAC se sigue consolidando, será la tercera economía del mundo en tamaño y el mayor productor de alimentos del mundo. Hay que reconocer que en la formación de la CELAC fue clave la Venezuela Chavista (será de las pocas cosas buenas que dejó Chávez) y está inspirada en el espíritu integrador latinoamericano de Bolívar. La CELAC se creó en el marco de la III Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC) y de la XXII Cumbre del Grupo de Río, reunidas los días 2 y 3 de diciembre de 2011. Esta semana se llevó a cabo a la V cumbre de la CELAC en República Dominicana donde se hizo una declaración final que entre otras cosas:

“Entre las medidas acordadas destaca la voluntad de avanzar en la integración y complementariedad de nuestras economías, promoviendo las alianzas público-privadas así como propiciar todos los mecanismos que aumenten el comercio intrarregional y extrarregional”

En la CELAC se viene trabajando hace años pues por lo menos las personas que hacemos parte del gremio académico en Colombia tenemos nuestra hoja de vida registrada en Colciencias como algo que se llama CV-LAC (Curriculum Vitae para Latinoamérica y el Caribe). Además de las instituciones nombradas debería absorber a otras como la UNASUR, Mercosur, Pacto Andino, ALADI, etc. Hasta ahora la CELAC y las entidades que le precedieron al menos han servido para unificar la postura de los países miembros de cara discusiones en organismos más grandes como la OEA (Organización de Estados Americanos) para hacerle contrapeso a EUA y esto sí que es importante ahora que Trump está al mando de este país. Cuando ese tipo empiece a hacer burradas en contra de Latinoamérica, impulsará la consolidación de la CELAC.

Uno de los aspectos difíciles a la hora de formar una unión, pienso yo, es la escogencia de su capital. Panamá ya ha ofrecido su capital como sede de la secretaría de la CELAC. Una solución a esto sería tener diferentes funciones en varias ciudades de diferentes estados miembros. Por el canal interoceánico, ahora ampliado, lo cual lleva a una inmensa actividad bancaria, la capital financiera y económica definitivamente debe ser Ciudad de Panamá. La capital judicial debería ser San José de Costa Rica pues este país ha sido conocido como la Suiza de Latino América. La capital legislativa podría ser Brasilia, por la arquitectura y finalidad con que fue construida esta ciudad, y el ejecutivo podría estaría localizado en Cartagena de Indias, por ejemplo. Ahora. Si la idea es tener todo centralizado en una sola ciudad, la elección obviamente es Ciudad de Panamá.

Somos homogéneos pero a la vez heterogéneos culturalmente hablando. Basta solo con mirar toda la diversidad musical con la que tenemos y la mayoría de nuestras canciones están escritas en español. Pero más importante aún es que somos mega-diversos biológicamente hablando y tenemos el pulmón del mundo (Amzonía). Y aunque esto apenas está comenzando, ya se le está empezando a pagar por los servicios ecosistémicos a algunos de nuestros campesinos, para que pasen de formas intensivas de producción a otras formas que sean ecológicamente amigables. En forma de bonos de carbono los países más desarrollados, y los más contaminantes, nos empezarán a pagar bonos ambientales que de alguna forma deben hacer parte de las transacciones en las principales bolsas del mundo.

 

celac_dos sin link

 

Repito, soy partidario de que estas instituciones vayan confluyendo. Si la CELAC algún día se convierte en una Unión de Estados Latinoamericanos y Caribeños (UELAC), América quedaría formada por tres bloques: UELAC (la mayoría de sus estados son miembros da la Comunidad Iberoamericana), EUA (líder de la OTAN) y Canadá (miembro de la Commonwealth y la OTAN). Eso haría más fácil que la Organización de Estados Americanos (OEA) se convirtiese en una unión más incluyente todavía. ¿Es esto cierto? ¿Llegaría entonces Latinoamérica y el caribe a ser parte de la OTAN (sí Trump no acaba con este organismo multilateral antes)? ¿Tendría Canadá que renunciar a su membresía de la Commonwealth Anglosajona? En todo caso la OEA es el organismo regional más antiguo y más extenso en superficie del mundo y sería muy interesante verla convertida en una verdadera unión. ¿No habrá el ascenso de Trump alborotado en mí una especie de nacionalismo multiestatal? Porque así pienso que debería verse, al menos a Hispanoamérica que es el grueso de la CELAC: Como una nación multiestatal. ¿Será que este sentimiento es compartido por otros latinoamericanos y cuando ese tipo empiece a hacer burradas contra nosotros, impulsará la consolidación de la CELAC?

Gracias por leerme.