martes, marzo 22, 2016

Política, Terrorismo y Relaciones Públicas

En este artículo relaciono el terrorismo con la necesidad de adoptar políticas de centro para superar la guerra fría mental que todavía se siente en nuestros países. Una de los requisititos para que una democracia funcione es que la gente esté bien educada para que pueda votar a consciencia. Pero además de eso, la educación hace que la gente desarrolle más las partes racionales de sus cerebros para no ser víctima de pasiones muy peligrosas como el fanatismo religioso, que actualmente tiene en jaque a occidente, por parte de la amenaza mundial que supone el terrorismo yidahista, especialmente por parte del Estado Islámico (ISIS). Me declaro como una persona de centro derecha, Uribista, adepto al partido colombiano centro democrático, pero dado que fui educado por 18 años en la Universidad del Valle (claustro público que se encuentra entre el top 5 de las universidades colombianas) en Cali, soy muy bueno interactuando con izquierdocitos, pues me gusta la charla pesada. Pero de unos años para acá me he puesto el reto de aprender a hablar banalidades con gente derechocita con la cual me identifico más socio-económicamente hablando. Pero a mí la charla light todavía se me dificulta pues todavía tengo cierto retraso mental en cuanto a inteligencia social-emocional se refiere. Y al final concluyo que en el fondo lo importante es conocer a cada persona y no prejuzgar simplemente por posturas políticas y de otra índole que al final son un gradiente y son aceptables, siempre y cuando no se vayan a los extremos.