domingo, marzo 03, 2019

Los bipolares medicados somos farmacodependientes mas no drogadictos y otras divagaciones televisivas y políticas del 2018

Leer este artículo en formato PDF

En este artículo clarifico la diferencia entre droga y fármaco, y miro como el confundirlos puede echar a perder vidas valiosas por culpa de las drogas callejeras. Me defiendo de algunos familiares que me atacan por tomar fármacos psiquiátricos. Estos me mantienen relativamente bien, pero nunca estaré establemente bien por largos periodos de tiempo como las personas “normales”. Por eso uno de mis propósitos para el 2019, es que voy a retomar mis actividades, este como esté de ánimo y sueño en el momento de hacerlas. Afortunadamente estoy tomando la dosis más baja de fármacos de los últimos 11 años y sigo rebajando. Parece que además del duelo psicológico, la muerte de mi papá en 2007 provocó una suerte de duelo neuroquímico que apenas está empezando a ceder. Hablo de las principales series que mi vi durante el 2018, dentro de la cual resalto “The man in the high castle”, que es una ucronía distópica en la cual el eje gana la segunda guerra mundial, gracias a la actitud aislacionista del presidente de EUA en esta novela de realidad alternativa. Política aislacionista que está llevando a cabo Trump en nuestra realidad presente y que conducirá a que otras potencias y grupos terroristas llenen el vacío que EUA está dejando en el ámbito internacional. Conecto esto con la política colombiana del 2018. Menos mal Colombia no cayó en manos del populismo e izquierdismo y al menos estamos cuatro años seguros en los cuales no seguiremos el camino de Venezuela.