martes, julio 16, 2019

Mi bipolaridad ha mejorado muchísimo excepto en el sueño que parece que con la edad se va dañando: Explicación del por qué tenía olvidado mi blog

Leer este artículo en formato PDF

Había procurado no volver a hacer artículos personales en mí blog y restringir ese tipo de escritura para mi bitácora privada. Pero aprovechando uno de tantos desvelos hice esta entrada personal improvisada como las que escribía antes. En este artículo explico que mi sueño es in-configurable y eso rebaja casi a cero mi productividad literaria que tanta falta me hace pues algo serio tengo que hacer con esta vida mía que ya está aceptablemente resuelta. Además de la falta de disciplina que me produce mi errático horario de sueño, también cambio de opinión de que debería hacer en cuanto a realizar algo serio. También hablo de lo poco que me he leído del “Error de Descartes” de Antonio Damasio. Este es un libro que por su nombre parece filosófico pero en realidad es neuropsicológico. Lo estoy disfrutando mucho pues aunque no soy experto, tengo buenas bases de neurobiología. A veces pienso que debería dedicarme a leer y ya, pero por la formación que me dieron en la Universidad del Valle en Cali-Colombia, siento que debo seguir publicando. Lo que sea. Así sea basurita como seguramente es este artículo.

Hace meses ya, me había hecho el propósito de no volver a escribir cosas personales en mi blog pero hoy no me puedo resistir. Había estado desfogando mi hiper-grafía haciendo escritura terapéutica en mi bitácora privada pero hoy me quiero desahogar públicamente.

Son las 11:00 pm y no he podido dormir. Pero como lo voy a lograr si vengo de dormir como 20 horas seguidas después de que anoche me viera obligado a tomarme 200 mg de Levomepromazina (sinogán) como consecuencia de que antenoche no pude dormir. Mejor dicho tengo ese horario de sueño vuelto una nada. Además de los fármacos que tomo para dormir, los cuales afortunadamente no son adictivos, tomo remedios caseros que me prepara mi mamá para dormir y hago higiene del sueño. Pero aunque los demás síntomas de mi bipolaridad ya desaparecieron como lo eran el mal genio, la imprudencia, la impulsividad agresiva, etc., debo confesar con un poco de miedo que el sueño está empeorando. Y según he leído, con la edad empeora porque a medida que uno se hace viejo (el 11-Jul-2019 cumplí 45) va durmiendo menos. Esto aparentemente es una ventaja porque así uno puede hacer más cosas en las horas que antes dormía, como lo estoy haciendo en este momento. Pero el cerebro bipolar necesita más sueño que los “normales” pues la calidad del mismo es menor y se debe completar con calidad. Además el cuerpo ya se cansa más rápido y no resiste tan bien la deprivacion del sueño como cuando uno era adolescente que podía estar bien con 2 o 3 noches de rumba consecutivas.

Yo empiezo mi rutina de higiene del sueño a las 7:00 pm cuando me tomo mis fármacos y voy a apagando del todo a las 10:00 pm y hay veces que cojo ritmo y me voy durmiendo a las 10:30. Pero por ponerme a bajar la dosis de Levomepromazina (sinogán) como si fuera un concurso se me fue la mano en rebaja y me gané una noche sin dormir. Y una pasada derecho es un descuadre como de una semana sino es el mes.

Afortunadamente soy un mamito que no tuvo hijos y no tengo que trabajar salvo ayudándole a mi mamá con ocasiónales chicharrones burocráticos por lo cual me una buena mesada mensual con la que ahorro y pago mis cosas como son mi tarjeta crédito y mi seguridad social (salud y pensión) y demás cosas. Y tengo mi futuro aceptablemente asegurado. Hasta hace poco tenía un complejo geronto-financiero que me tenía prácticamente paralizado por el miedo del día que pierda mi mamá. Afortunadamente recientemente aprendí que dando un inmueble uno puede quedar matriculado hasta que muera en un buen ancianato y eso es lo que voy a hacer cuando mi mamá parta. Afortunadamente está muy joven y más saludable que yo. A lo que si no voy a poder hacerle el quite es al trauma emocional y afectivo que me causará la partida de mi mamá. Afortunadamente para eso faltan décadas.

Eso me hace acordar de un experimento que hicieron en ratas de laboratorio. A un grupo les causaron una mutación que las hace más inteligentes. Mejor memoria y desempeño excepcional. El grupo control eran ratas normales. A ambos grupos se les sometió a un pequeño trauma como puede ser una descarga eléctrica un poco dolorosa. La descarga iba precedida de un campanazo o alguna señal. Muchos meses después, expusieron a las ratas de ambos grupos a la señal. Las del grupo inteligente quedaban paralizadas del miedo ante la señal, mientras que las del grupo control seguían relajadas. Claro, las inteligentes tienen mejor memoria y recordaron inmediatamente la señal del pequeño trauma al que habían sometido cuando eran jóvenes. No podían olvidar. Como bipolar que soy tengo mejor memoria que el promedio de la gente “normal” y aunque ya superé el duelo por la muerte de mi papá en noviembre de 2007, el miedo de pasar por ese trauma otra vez, me paralizaba.

Pero afortunadamente estoy aprendiendo a relajarme cada vez más y mantener mi mente quieta en mi cómodo presente. Y esto hace parte de un nuevo propósito de despreocuparme de mis dos tormentos que son mi sueño y mis finanzas cuando sea viejo, si es que llego a la tercera edad. Con respecto a mi sueño, y aunque voy a seguir haciendo higiene del sueño, decidí dormir la noche que pueda, que todavía son la gran mayoría y resignarme a que habrán noches de mal sueño o insomnio y que más puedo hacer.

Y es que el estrés por no poder dormir venía principalmente del hecho de que quería tener el ciclo circadiano perfecto para trabajar en algo desde mi casa que me permitiera ser productivo. Tengo algunos libros publicados en Amazon (link a mi página de autor), y quería cuadrar mi sueño para hacer deporte por la mañana y trabajarle a mis proyectos de libros por la tarde. Pero este destrave de horario de sueño no me permite tener ninguna rutina, sin lo cual no hay disciplina y sin la misma no se puede llevar a buen término proyectos intelectuales como libros.

Entonces, repito, decidí de dejar de tener que cuadrar un horario perfecto a la brava y relajarme como cuando un avión entra en pérdida y lo mejor es dejar los controles solos para que el aparato solito vuelva a cuadrarse. Ojalá me componga solo y pueda volver a escribir públicamente (blog y libros) de forma consistente. Pero si esto no sucede, seguiré relajado tomando en serio solo mi higiene del sueño y la lectura de la miríada de libros que tengo pendientes por leer.

En eso si voy bien pues me estoy leyendo un libro por mes. En países desarrollados hay personas que se leen un libro por semana. Yo todavía no puedo llegar a ese rendimiento pues además del desorden en mi sueño, hay otros asuntos a los cuales les debo poner cuidado como lo son ayudar a administrar las cosas de la casa y los chicharrones de campo (diligencias) que nunca faltan.

Aunque eso ha mermado pues se vendió el carro que me tenían asignado, un Honda Fit 2018, por falta de uso pues yo tiendo a quedarme encerrado estudiando y cuando tengo vueltas o visitas que hacer el viejo Maco (el esposo de mi mamá que no le sigo padrastro pues es tan joven que no hubiese podido ser mi papá biológico) me lleva en la camioneta de mi mamá. Me dio nostalgia haber salido del carro más bacano que jamás tendré pero no podía tener un lucro cesante y productor de gastos, máxime si se tenían deudas que aunque estaban financiadas, era mejor pagar de una vez para quedar bien holgados. No necesitamos dos carros.

Pero estaba hablando de libros. Este año me he leído seis y ahora empecé el séptimo que se llama “El error de Descartes” de Antonio Damasio. Por el título del libro, parece que fuera filosófico pero en realidad es neuropsicológico. Me está rindiendo mucho la lectura pues aunque no soy un experto, tengo buenas bases en neurobiología. Empieza por el caso de Phineas Gage quien fue un obrero ferroviario del siglo XIX a quien una barra metálica, en medio de un accidente laboral una le entró por la cara y le destruyó parte de los lóbulos frontales del cerebro. Sobrevivió al accidente pero su personalidad cambió drásticamente volviéndose grosero, imprudente, irresponsable y demás. Fue una de las primeras demostraciones de los prefrontales (la parte del cerebro inmediatamente detrás de la parte del cráneo que forma la frente) son los encargados de regular el comportamiento y de las funciones ejecutivas. Apenas estoy empezando a leer este libro tan famoso y recomendado.

Phineas Gage: Fecha de nacimiento: 1823, Condado de Grafton, Nuevo Hampshire, Estados Unidos. Fallecimiento: 21 de mayo de 1860, San Francisco, California, Estados Unidos. Fue un trabajador ferroviario que tuvo un accidente laboral resultante en lo que se ve en la figura. Sobrevivió pero dado las porciones de la corteza cerebral frontal que perdió su comportamiento cambió drásticamente. Este caso es una de las primeras pruebas que demuestran que en los lóbulos frontales está la personalidad y funciones ejecutivas.


Entonces, aunque hace rato no trabajo de planta, de todos modos yo hacía mis trabajos editoriales y traducciones para profesores de la a Universidad del Tolima y otras universidades pública del centro de Colombia. También, y repito, tenía varios proyectos de libros para publicar en Amazon. Pero decidí poner todo en stanby pues estoy piedro con el relajo que es mi horario de sueño. De pronto en otra entrada diga que reactivo todos mis proyectos pues aunque mi bipolaridad ha mejorado mucho sigo siendo impulsivo y los arranques duran poco. El último arranque loco que tuve fue el volverme consultor por Skype de bipolares primerizos pues yo ya llevo 31 años lidiando mi bipolaridad. Publiqué aquí en mi blog varios artículos sobre bipolaridad entre los cuales el estrella era el de la evolución darwiniana del trastorno bipolar. Le pagué a Facebook para que me lo promocionara en todo el mundo hispano y unas dos o tres personas me hicieron un par de preguntas pero al ver que no soy ni psicólogo ni psiquiatra no me contrataron. Debí haber hecho caso de estudiar medicina y no biología. Ahora sería psiquiatra. Pero de pronto no convenía porque los médicos viven sus vidas muy a carrera y ahora estaría engrampado trabajando como loco para mantener una familia. Pero yo estaba muy ilusionado con esa idea loca de asesorar a bipolares primerizos. Entre las cosas que hice estuvo el cambiar de fecha algunos artículos de mi blog para que en el primer pantallazo salieran mis mejores artículos sobre bipolaridad. Por eso a mis amigos que les llegan mis artículos por mi mail-chimp, además de este y en el mismo email puede que les llegue artículos viejos.

Bueno pude improvisar un artículo. Ojalá los dioses me permitan mejorarme del todo de mi sueño para volver a producir literariamente de forma consistente.

Gracias por leerme.

2 comentarios:

  1. Siempre disfruto leerte.
    Qué mejor que la propia experiencia,tan real además, para compartir y enseñar a otros.
    Tus vivencias se que llegan al alma de muchos. El Universo
    en su sabiduría va mostrando con señales claras las funciones de cada ser.
    El autoconocimiento y la aceptación, que no es resignación son virtudes logradas por ese gran observador que has desarrollado en ti. Sin metas que presionen, sin expectativas externas, sigue siendo tú, ese escritor y filósofo innato. Mi admiración total.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. No se si esta respuesta te llegue pues comentaste de forma anónima. Sería bueno que te identificaras. Después de la publicación de este artículo el sueño se me ha me mejorado mucho el sueño. Gracias otra vez por tu comentario.

    ResponderEliminar