domingo, abril 12, 2015

De la VII Cumbre de las Américas a la Formación de una verdadera Unión de Estados Americanos a partir de la OEA

Ver este Artículo en Formato PDF

Ayer estuve poniéndole cuidado a la nombrada cumbre que se efectuó este fin de semana en ciudad de Panamá. Me quedé sorprendido del atraso ideológico de los países Chavistas. El legado de Chávez en forma de organizaciones nacionalistas como el ALBA y la UNASUR ha sido nefasto. Presidentes como los de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador tienen un discurso anclado en el pasado. No han superado la guerra fría. Es como si les diera nostalgia del hecho de que la izquierda perdió la guerra fría y no avanzan. América ya había sufrido bastante por el maniqueísmo entre izquierda y derecha durante las últimas décadas del siglo XX. Pero Chávez lo que hizo fue revivir esa división entre izquierda y derecha, haciendo más profunda la polarización del continente. Yo veo como que nuestro continente está dividido entre Estados que están con EUA y los que están en contra. La intervención mas nefasta fue la de la Evo Morales de Bolivia. Empezando con el hecho de que no pronuncia, y peor aún, no lee bien el español, me produjo pena ajena el resentimiento con el cual rajó de EUA. En cambio, el presidente Obama ha sido claro que no debemos ser prisioneros del pasado. Para algún día formar una verdadera Unión de todas las Américas, debemos superar la guerra fría que todavía existe en las mentes de muchas personas y mirar hacia el futuro.

A la sazón de la VII cumbre de las Américas, y para responderle a algunos amigos izquierdocitos que estimo mucho, para mi es obvio que Venezuela está definitivamente mucho más jodida que Colombia. Está gobernada por un burro que ni siquiera es profesional que simplemente adoptó las ideas de su difunto jefe, el nefasto Hugo Chávez quien no hizo más que revivir o mejor entorpecer la salida de Latinoamérica de la guerra fría la cual terminó oficialmente hace unos 25 años. Esto se puede ver en las vergonzosas intervenciones de presidentes de izquierda con discursos anti-imperialistas anclados en el pasado. Y obviamente se anclan en el pasado, entre otras cosas, por una especie de nostalgia que los impulsa a comportarse como si la guerra fría estuviese vigente para no tener que reconocer que dicha guerra fue perdida por la izquierda. ¿Y por qué la izquierda y más exactamente el comunismo son ideologías obsoletas? Porque como muy bien lo dice el influyente intelectual Steven Pinker en la entrevista que la revista Colombiana Semana le hizo el 24-Ene-2015, ideas como el marxismo, el nacionalismo y el fundamentalismo religioso, incitan a la violencia. Y más aún Edward O Wilson, que es del mismo parche conformado por Richard Dawkins, Pinker y seguidores dice del marxismo: bella teoría, especie equivocada. Obviamente la distribución de la riqueza en el mundo no tiene la mas mínima presentación. Pero no se llegará a tener un mundo más justo con cosas como la revolución del proletariado y la lucha de clases a la que incitan el Marxismo. Ni con ideas obsoletas como aquellas que hay detrás de las nefastas intervenciones de presidentes que pertenecen a las conflictivas organizaciones formadas por Chávez como el ALBA y la UNASUR. El legado de Chávez fue la resucitación de la guerra fría en América latina, lo cual tiene a toda América dividida en dos y así no hay forma consolidar una verdadera Unión americana, lo cual se vuelve una necesidad porque o sino China nos come vivos, solo por citar una de las cosas que nos deben afanar para formar una verdadera Unión americana la cual estamos en mora de consolidar. Celebro el re-establecimiento de relaciones entre Cuba y EUA. Como dice la pre-candidata a la presidencia de EUA, Hillary Clinton, el embargo es el mejor amigo de los Castro pues el mismo se vuelve una disculpa a la cual echarle la culpa por el pésimo funcionamiento de ese país sometido a una dictadura comunista que hace sufrir a la gran mayoría de cubanos. Y digo todo esto porque he ido a Cuba y he visto como el régimen comunista de los Castro no ha hecho otra cosa que estandarizar la pobreza. Para imponer la democracia en Cuba hay que hacer todo lo contrario del embargo. Hay que inundar la isla con productos, ideas, bienes y turismo gringos para que ese régimen se caiga solo.

Pero además del re-establecimiento de relaciones diplomáticas entre EUA y Cuba, y el posible desmonte del embargo, la cumbre me dejo desilusionado. No hemos aprendido que el principal legado de la guerra fría es superar ese maniqueísmo entre izquierda y derecha. El camino correcto son paradigmas como la tercera vía y Socialdemocracia, que aunque son conceptos muy complejos con diversas corrientes, en pocas palabras son tendencias que invitan a hacer una síntesis entre capitalismo y socialismo, o mejor aún a tener una posición centrada entre esos dos extremos. En Europa hace muchos años que entendieron esto y para mí, es en parte por esta comprensión que se pudo formar la Unión Europea. Pero en América, es obvio que quedó una especie de rezago de la guerra fría en forma de ideologías extremas. Si nuestro pensamiento no avanza al grado de superar la guerra fría, nos demoraremos mucho en consolidar un bloque Americano, que nos permita competir con otros bloques y gigantes como China por ejemplo.

Ese rezago de la guerra fría es la única explicación que encuentro para tanta reticencia contra EUA como aquella expresada por Evo Morales de Bolivia. Sí, EUA es un imperio, pero eso que tiene de raro. No por eso tiene la culpa de todo lo malo que paso actualmente en el mundo. Como dijo Billy Joel hace años “We didn’t start de fire” en el sentido de que EUA no es el culpable de todas las guerras y desgracias que pasan en el mundo. Al revés, han tratado de que buenos ideales, como la democracia y el respeto de los derechos humanos se “pongan de moda” en el mundo. Solo por citar un ejemplo, sin EUA, Hitler se hubiese tomado el mundo y no tendríamos algo tan valioso como la Organización de las Naciones Unidas, la cual surgió precisamente para evitar más conflictos a nivel global. Lógicamente, como cualquier imperio, EUA ha hecho muchas cochinadas, la mayoría de las cuales orquestadas por la CIA. Pero entre todo esto, yo veo que EUA le ha dado muchas más cosas buenas al mundo que malas. Y más ahora al mando del primer presidente afro-descendiente, como lo es Barack Obama, quien se ha mostrado muy conciliador, y al cual, como dijo Raúl Castro de Cuba en esta cumbre, no se le puede echar la culpa de las cagadas de todos los presientes estadounidenses anteriores.

Además hay que ser realistas. Además de que la izquierda perdió la guerra fría, los países latinoamericanos, lo queramos o no, son satélites de EUA. Una persona como yo, hijo de papi y mami, criado en un Colegio bilingüe ve con buenos ojos al “imperio”. Mi papá trabajo la mayor parte de su vida laboral en una multinacional gringa, y gracias a ese trabajo, y a la excelente administración de mi mamá, tenemos lo que tenemos ahora. El lector se podrá preguntar, ¿entonces por que Juan-Fernando Duque-Osorio no se va vivir a EUA? Porque me sale muy caro y las estaciones volverían una montaña rusa mi ánimo, así sea que mi bipolaridad sea leve. Una opción tropical que me parece interesante es Puerto Rico, Estado libre Asociado de EUA. El caso de Puerto Rico es especial. A mí me gustaría que todos los Estados latinoamericanos fueran como Puerto Rico: miembros de Estados Unidos. Pero eso lo veo bien difícil, aunque a partir de los tratados de libre comercio y con el tiempo, eso se podría dar. Pero me parece más probable aún una figura un poco distinta: que la OEA se convierta en una verdadera Unión de Estados Americanos. Por eso veo con muy buenos ojos que EUA se esté reconciliando con Cuba y, aunque el avance es lento, es muy bueno que estas cumbres sigan teniendo lugar. Y aún más, pienso que, así vayan solo los cancilleres, la OEA debería tener reuniones con mucha más frecuencia. Hasta hace poco pensaba yo: bueno, si los Europeos, que son mucho más heterogéneos desde el punto de vista cultural, pudieron formar la Unión Europea, porque nosotros los Americanos que, además de los mezclas creoles, estamos conformados por Estados que hablan solo cuatro idiomas: dos principales (Español e Inglés), además del Portugués y Francés. Para mí eso era una muestra de que había una relativa homogeneidad cultural que facilitaría la formación de una Unión Panamericana. Pero después de la cumbre de este fin de semana, es obvio que tenemos mucho trabajo por hacer. Tenemos que tratar de homogeneizarnos ideológicamente, alrededor de conceptos como la democracia, la libertad, el respeto a los derechos humanos, el imperio de la ley, el combate del narco-terrorismo, el hacer un uso eco-amigable y por lo tanto sostenible de nuestra exuberante riqueza natural, etc. Y todo esto lo tiene que liderar algún país, y duélale a quien le duela, ese país es EUA. En Nueva York queda la ONU y en Washington queda la sede la OEA.

La Organización de Estados Americanos OEA. Ese nombre tiene algo importante, y es que se trata de una organización de Estados, no de naciones. Parte del éxito de la formación de la Unión Europea es que es una organización de Estados. No se puede lograr la formación de un bloque a partir de naciones. Por lo poco que sé, me declaro antinacionalista. Tomemos el caso de Colombia. Si se quisiera formar un bloque Americano a partir de naciones, nada más en nuestro país, tendríamos: la nación indígena (que a su vez está formada por varios naciones), la nación paisa, la caribe, la nación afrocolombiana, etc. Y al final, en vez de unión estaríamos logrando dividirnos más. En un mundo que tiende lenta pero firmemente a la globalización, a borrar las fronteras, a la unión de toda la humanidad para evitar conflictos, etc., el nacionalismo es peligroso y contraproducente. En ese orden de ideas, si EUA sigue tan conciliador como está ahora, pero sobre todo si en Latinoamérica cesara la división entre países de izquierda (contrarios a EUA) y de derecha (a favor de EUA) algún día lograríamos transformar la OEA en la UEA: Unión de Estados Americanos. Espero vivir lo suficiente para ver aunque sea los primeros pinitos de una organización de ese tipo.